USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

CLIP (2016)

DAVID BOWIE Lazarus

Dirección: Johan Renck

Cuando se llora la partida de David Bowie, dos testamentos de su obra permanecen gravitando alrededor de su lecho de muerte como rastro imborrable de la genialidad de un artista llevada hasta sus últimas consecuencias. A la altura del álbum desprecintado dos días antes de su deceso, se habló también del videoclip de “Lazarus” y del devastador mensaje implícito en sus fotogramas. Fue escogido el mejor del año en el Rockdelux 357. Marc Muñoz lo comentó aquí.

El clip de “Lazarus” irrumpía en la red el pasado 7 de enero, dentro del esquema de promoción lógico ante la salida de (2016) al día siguiente, coincidiendo con el 69º aniversario del artista. Lo que en un principio suponía otro trabajo críptico, misterioso, con un David Bowie desquiciado, en una línea pareja, tanto a nivel temático como estético, al videoclip del primer single, "" (2015), horas después se revelaba con un nuevo significado bajo la oscuridad que cayó como una losa la mañana del 11 de enero de 2016. El fallecimiento del músico londinense, y especialmente el conocimiento de su larga batalla contra el cáncer, eran las piezas ausentes que ayudaban a descifrar el hermético y premonitorio trabajo, y a descubrir en este un testamento visual cargado de simbología... así como de confesiones elegíacas y emotivas.

Bajo ese nuevo prisma, el visionado del videoclip acongoja. Observar a un Bowie enfermo dándose réplica en el marco diegético para destapar la situación con la que alumbró su última ofrenda discográfica resulta tan doloroso como admirable. La presencia amenazante que sale del armario, la levitación de la cama, esa venda que oculta el signo inequívoco de la enfermedad, los episodios de arrebato creativo que desafían al tiempo y a la muerte (simbolizada por esa calavera shakesperiana en la mesa), todo atrapado en una atmósfera tétrica, sucia e irrespirable –sensación agudizada por el formato cuadrado–, señalada por una escenografía –esa sala prisión de la que pronto saldrá libre– que recuerda “El mar” (2000) de Agustí Villaronga.

 
DAVID BOWIE, Lazarus

Un videoclip incrustado en los anales de la historia: el testamento de una leyenda en un último acto de lucidez incomparable.

 

Y para postre, la imagen más hiriente y desgarradora, un Bowie desprendido de esa venda que oculta el cáncer que carcome su imagen icónica adentrándose en el armario/ataúd. En el momento que toda esa imaginería visual fúnebre encaja con la letra críptica que acompaña “Mira arriba, estoy en el cielo. / Tengo cicatrices que no se ven. / Poseo el drama, nadie puede robármelo. / Todos me conocen ya”– es cuando se resuelve ese rompecabezas que empezamos a descifrar la misma mañana del golpe aturdidor.

Pese a que la realización del mismo corre a cargo de Johan Renck –en su currículo constan diversos videoclips para Madonna, New Order, The Libertines, el propio “” de Bowie, así como la dirección de capítulos de “Bloodline”, “Breaking Bad”, “Halt And Catch Fire”...–, resulta fácil imaginar el celo, el detalle y el secretismo con que David Bowie administró todo lo que rodea a esta obra, como ya hiciera con tantos otros clips icónicos a lo largo de su carrera. Aunque esa es otra historia donde se podrían volcar ríos de tinta, la tinta negra de hoy corresponde a la despedida mayúscula, a la elegía visual, a un último aliento creativo tan revelador, sincero y ajustado que produce escalofríos, como los produce pensar en la idea de un último cartucho en la recámara para agitar el mundo incluso una vez muerto (ha trascendido, por ejemplo, que ya se planteaba grabar un nuevo álbum).

“Lazarus” es una pieza maniatada a trascender por el significado adquirido a posteriori en su vertiente extradiegética, por convertirse inesperadamente en una confesión premonitoria –y luego póstuma– del de Brixton. Un videoclip incrustado en los anales de la historia del formato al estar sobreimpreso el testamento de una leyenda en un último acto de lucidez incomparable.

Publicado en la web de Rockdelux el 15/1/2016
KENDRICK LAMAR, DNA.
 

CLIP (2017)

KENDRICK LAMAR

DNA.

Por Marc Muñoz
THE xx, On Hold
 

CLIP (2016)

THE xx

On Hold

Por Marc Muñoz
TIGRES LEONES, Mucho Spirito
 

CLIP (ESTRENO 2013)

TIGRES LEONES

Mucho Spirito

Por Rockdelux
ALGORA, Los ojos de Pablo
 

CLIP (ESTRENO 2018)

ALGORA

Los ojos de Pablo

Por Rockdelux
PXXR GVNG, Tu coño es mi droga
 
Por Marc Muñoz
KANYE WEST & JAY-Z, No Church In The Wild
 
Por Ramón Ayala
EL FARO, Mirtilla
 

CLIP (ESTRENO 2019)

EL FARO

Mirtilla

Por Rockdelux
ARIES, Si te desanimé
 

CLIP (ESTRENO 2015)

ARIES

Si te desanimé

Por Rockdelux
KATE TEMPEST, Europe Is Lost
 
Por Marc Muñoz
WILEY, Numbers In Action
 

CLIP (2011)

WILEY

Numbers In Action

Por Joan Pons
AIALA, In Trouble
 

CLIP (ESTRENO 2019)

AIALA

In Trouble

Por Rockdelux
TREMBLING BLUE STARS, Cold Colours
 
Por Dimas Rodríguez
NOIA, Itaca tropical
 

CLIP (2017)

NOIA

Itaca tropical

Por Marc Muñoz
SKEPTA, Man
 

CLIP (2016)

SKEPTA

Man

Por Marc Muñoz
SPIRITUALIZED, Hey Jane
 

CLIP (2012)

SPIRITUALIZED

Hey Jane

Por Ramón Ayala
APRIL MARCH & AQUASERGE, Des tics et des tocs
 
Por Rockdelux
UKE, Azar objetivo
 

CLIP (ESTRENO 2016)

UKE

Azar objetivo

Por Rockdelux
GRIMES, Kill V. Maim
 

CLIP (2016)

GRIMES

Kill V. Maim

Por Marc Muñoz
SELVÁTICA, Sal y sangre
 

CLIP (ESTRENO 2017)

SELVÁTICA

Sal y sangre

Por Rockdelux
CLIPPING., Back Up
 

CLIP (2017)

CLIPPING.

Back Up

Por Marc Muñoz
TRILITRATE, La nada
 

CLIP (ESTRENO 2018)

TRILITRATE

La nada

Por Rockdelux
METRONOMY, Night Owl
 

CLIP (2016)

METRONOMY

Night Owl

Por Marc Muñoz
Arriba