×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2001)

AALIYAH Aaliyah

Blackground-Virgin

Por Luis Lles

AALIYAH, Aaliyah
 

¡Maldita sea! Solo 22 años tenía Aaliyah (1979-2001) cuando su avión se estrelló en las Bahamas. ¿La nueva Diana Ross? ¿La nueva Janet Jackson? Nada de eso. Aaliyah era Aaliyah. Es decir, la estrella más refulgente del firmamento negro en el cambio de siglo. Tras dos discos prometedores –el título del primero, “Age Ain’t Nothing But A Number” (1994), hacía referencia a su escandaloso y misterioso matrimonio a los 14 años con su descubridor, R. Kelly–, Aaliyah se despide con este tercer trabajo que describe emociones poderosas en medio de una musicalidad barroca e hiperbólica.

Una luminosa y elegante joya sonora pulida por la atmósfera crepuscular de “We Need A Resolution” (junto al insustituible Timbaland), la arquitectura perfecta de canciones como “Loose Rap” y “Rock The Boat” (futuros clásicos), las veleidades sinfónicas de “More Than A Woman”, la aproximación a la síncopa 2-step de “Read Between The Lines”, la hermosa complejidad de “I Refuse”, el extraño manierismo rockero de “What If” o el futurismo funkoide de “Try Again”.

Argumentos de peso que hacen imprescindible un disco que lleva la música negra hacia una nueva edad de oro. La noticia de su muerte nos deja literalmente deshechos. Una auténtica y puñetera injusticia poética.

“Rock The Boat”.

Arriba