×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

AINARA LeGARDON We Once Wished

Winslow Lab-Aloud Music
AINARA LeGARDON, We Once Wished
 

El boli de Rafa Jaramillo sigue siendo de fiar. Recosió el corazón que presidía la portada de “Forgive Me If I Don’t Come Home To Sleep Tonight” (2009), álbum de convalecencia en el que Ainara LeGardon soltaba lastre emocional entre un aliño sónico de mínimos. Ahora, desde la cubierta de “We Once Wished”, apunta directamente a las entrañas, lugar del que provienen, no cabe duda, estas diez nuevas canciones.

El cuarto trabajo de la bilbaína –séptimo si sumamos los tres que publicó al frente de Onion– supone un importante cambio de registro expresivo que neutraliza la distancia entre forma y fondo para fundirlos en incandescente todo. Los textos, que continúan la doliente saga iniciada por “In The Mirror” (2003), tampoco escapan a ese modus operandi y la acción confluye en una sola coordenada espacio-tiempo. La protagonista regresa al lugar de los hechos, evoca aquella última noche y pasa página entre la bruma de “Make It Mine Forever”, brillante epílogo a un disco que entronca con el inolvidable “Zebra” (2005) de Anari o con la primera PJ Harvey: difícil no acordarse de la portada de “Rid Of Me” (1993) al ver el inquietante clip de “Thirsty”.

La brisa folk que mecía parte de su obra precedente se convierte en tempestad core: demoledora “Before Waking Up”. La anestesia acústica deviene purga eléctrica. La sutileza vocal se torna en grito: “We Once Wished”. Los alivios de corte experimental quedan proscritos. No esperen salir indemnes de la escucha. Aquí no hay asideros.

Etiquetas: 2011
Arriba