×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2018)

ALBERT HAMMOND JR Francis Trouble

Red Bull-Karonte
ALBERT HAMMOND JR, Francis Trouble
 

No es el mismo. Lo canta en “Rocky’s Late Night” un Albert Hammond Jr que ya cuenta con cuatro discos al margen de los Strokes. Hay que tener en cuenta, claro, que el grupo sigue (oficialmente) en activo, aunque requiramos estrujarnos la memoria para acordarnos de su EP “Future Present Past” (2016), por no hablar de “Comedown Machine” (2013). Asomándose a los 40 y superado el cuadro de múltiples adicciones, llega la terapia en forma de disco.

“Francis Trouble” debe su nombre al hermano gemelo que su madre perdió durante el embarazo, y en él aparecen las mejores guitarras en quince años de Strokes –“Far Away Truths”, “Set To Attack” y “Muted Beatings”– y también lo más redondo desde su estreno en solitario, “Yours To Keep” (2006), con homenaje a los Guided By Voices.

Es un disco de repaso a la trayectoria personal, una vez aparcadas las noches desenfrenadas y los fines de semana de dos mil dólares gastados en heroína, cocaína y ketamina, arrastrado por un Ryan Adams que casi acaba con los Strokes en su apogeo, y que los protagonistas –salvo Adams– reconocen en la historia oral del rock neoyorquino del nuevo milenio de Lizzy Goodman.

De “Francis Trouble” destacan sus muy diferenciadas dos partes, donde resalta una segunda mitad de sorprendente pulso rockero, en una “ScreaMER” en la que asoma la tensión rítmica de los Parquet Courts, en “Strangers” y en “Tea For Two”, en la que nos recuerda que nada es para siempre.

“Far Away Truths”.

Arriba