USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1992)

ALBERT PLA No solo de rumba vive el hombre

Ariola-BMG
ALBERT PLA, No solo de rumba vive el hombre
 

Fue un aldabonazo. La confirmación del talento enorme de Albert Pla, que ya había quedado demostrado con su primer disco en catalán, “Ho sento molt” (1989). En su tercer álbum, el primero en castellano, el de Sabadell subió todavía más la apuesta y se convirtió en un referente para la canción de autor en España en la década de los noventa. “No solo de rumba vive el hombre” fue escogido mejor disco de 1992 en el resumen del año publicado en el Rockdelux 93. Xavier Cervantes escribió esta crítica un mes antes.

El día que Albert Pla no tenga nada que decir, seguramente dejará de cantar. No es un visionario ni un “enfant terrible” ni un iconoclasta. Tampoco existe una provocación premeditada en su actitud. Abre y cierra puertas con una naturalidad y una independencia admirables y por eso mismo irrita por igual a estirados funcionarios culturales, a reservistas del nacionalcatolicismo y a toda esa caterva de mediocres cantautores afrancesados que babean una subvención institucional que los libre de la miseria. Albert Pla escribe fluido de principio a fin y donde unos ven irreverencia, mal gusto, ordinariez y subversión, otros vemos ternura, alegría, sensibilidad y libertad. El secreto está en la interpretación que cada cual sepa o quiera darle. Y así ha sido desde su primer disco.

Ha roto con el catalán, intuyo que por la intolerancia de la estúpida élite cultural catalana, demasiado reacia a admitir la maleabilidad del idioma, y se ha revolcado por el castellano, alargando palabras, mezclando acentos, fragmentando sílabas y jugando con la riqueza léxica sin complejos.

Inquieto y rompedor, Pla se ha mojado los pies en la rumba, la ha removido y, con el debido respeto, la ha hecho trizas sin incurrir en la parodia. No se ha descolgado con un disco de rumbas, sino que ha metido las narices allí donde le apetecía para llevarse hacia su terreno matices, frases y conceptos musicales que muy pocos se han atrevido a asimilar con su naturalidad. Las guitarras de Chipén ponen color a Joaquín el necio”, una historia de amor que transmite una sensibilidad poco común. El cantaor Chiqui de la Línea es el contrapunto en la “Carta al rey Melchor”, una composición a medias con Pi de la Serra en la que el palo del cantaor va tapando la voz de Pla a medida que el texto pierde coherencia. Las palmas de la rumba catalana apoyan el estribillo de “La dama de la guadaña”. El balanceo rítmico suaviza la crudeza del “Enterrador de cementerios”. Y así, innumerables detalles que van salpicando todas las canciones; intimistas y pesimistas, unas; entrañables e ingenuamente perversas, otras; imprescindibles, todas. Como él.

“Joaquín El Necio”.

Arriba