×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2017)

ALDOUS HARDING Party

4AD-Popstock!
ALDOUS HARDING, Party
 

Cuando publicó su gran debut homónimo de 2014, la cantautora neozelandesa Aldous Harding no estaba convencida de si hacía música triste por estar triste o buscaba la tristeza para hacer esa música. Harding no llegó a matar para hacer sus murder ballads, pero casi. Sin abrir del todo las ventanas de su folk gótico, “Party” muestra otra cara de Harding, a veces más luminosa, casi feliz, juguetona, de teatralidad consciente y ocasional humor soterrado. No, el título no es irónico del todo, a pesar de lo que sugieran un puñado de estas canciones.

Con el nuevo disco producido en Bristol por John Parish, la compañera de viaje (excéntrica) de Vashti Bunyan juega con nuevos tonos sin perder autoridad en ningún momento. Casi cada canción es distinta; lo único que no cambian son sus efectos, la hipnosis y la sensación de estar escuchando a una artista mayúscula revelando la verdadera altura de sus capacidades.

Desde el comienzo con la minimalista “Blend”, en la que no cuesta imaginar a la PJ Harvey de “Uh Huh Her” (2004), Harding se impone, conmueve. “Imagining My Man” –uno de los dos temas con Mike Hadreas de Perfume Genius– podría ser su mayor exhibición hasta la fecha: una osadía en la que “heys” y “yes” de coro infantil rompen el ritmo de la mejor manera y Harding sube de registro súbitamente, en un giro que primero choca, pero a la segunda escucha resulta perfectamente natural, absolutamente necesario. Repite la idea en “Horizon”, cuya letra de despecho hacia un antiguo amante no parece, no puede ser solo teatro.

Suenan otras voces: la casi bossa de “I’m So Sorry”, la aguda (muy Joanna Newsom) del estribillo del tema titular, la grave (muy Nico) de “What If Birds Aren’t Singing They’re Screaming”... Casi tantas personalidades como el villano de “Múltiple” (M. Night Shyamalan, 2017). A todas estas identidades debemos sumar, por la habilidad con el fingerpicking mostrada en “Living The Classics”, la de alumna aplicada de John Fahey. Estamos ante un nuevo talento versátil e irresistible que asaltará por necesidad, por lógica, las listas de lo mejor de la cosecha anual.

“Blend”.

Arriba