×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1994)

ALI FARKA TOURÉ WITH RY COODER Talking Timbuktu

World Circuit
ALI FARKA TOURÉ WITH RY COODER, Talking Timbuktu
 

Una unión afro-blues para el recuerdo. Ry Cooder, alma inquieta, y Ali Farka Touré, maestro de maestros, juntos en un disco eterno que marcó época y abrió un mundo de posibilidades para la entonces denominada world music. Cerró la lista aparecida en el especial de Rockdelux con los mejores CDs internacionales de la década de los noventa: en el puesto 150. Esta es la crítica que firmó Miguel Martínez.

Quede claro desde el principio que este es un disco de Ali Farka Touré producido por Ry Cooder, y que es el estadounidense, que además toca en ocho de los diez temas, quien se adapta a las normas de circulación africanas. No obstante, hay que reconocer el mérito de Cooder al regular sutilmente el tráfico cruzado entre las percusiones vernáculas –congas y calabazas– y la guitarra eléctrica del músico de Malí, y espolvorear encima especias exquisitas y discretas, como hace con el bajo de John Patitucci.

Aunque se registró en poco tiempo, no hay ni asomo de precipitación en este álbum. Al contrario, las voces e instrumentos fluyen con apabullante naturalidad, envueltos en una calma chicha que seda y hace levitar, y que alcanza el cenit con el mántrico balanceo de “Ai Du” –acariciado por la viola de Clarence “Gatemouth” Brown– donde Ali canta: “Debes conocerte a ti mismo antes de conocer a los otros”. Con esa misma naturalidad se destapa en este gran trabajo de campo el eco primitivo de formas musicales que cultivaron los esclavos negros y sus descendientes en el sur estadounidense. El rito llamada-respuesta, las canciones de trabajo y el blues hallan aquí su semilla subsahariana y ven que no es una figura de cera, pues, lejos de la contaminación occidental y salvaguardada por los griots, todavía respira.

“Ai Du”.

Publicado en el especial de Rockdelux “Los mejores 200 CDs de los 90” (Abril 2000)
Arriba