USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2015)

ALIMENT Silverback

La Castanya
ALIMENT, Silverback
 

Imagino que le habría encantado al difunto Jay Reatard o a unos más actuales Radioactivity haber firmado un segundo álbum como este, con el que el trío oriundo de la Costa Brava se ha posicionado holgadamente entre sus maestros y coetáneos. Del mismo modo que el gorila de la espalda plateada lidera la manada, el nuevo trabajo de Aliment andará en cabeza de las listas nacionales de 2015, con una sucia pero melódica apología dedicada a las relaciones turbulentas y al gozo vespertino, propagado al estilo de aquellos homínidos descritos por Hannón. 

Aparece tres años después de su puesta de largo, “Holy Slap” (2012), pero suena como si hubiese nacido de una pulsión primaria. Una colección de diez piezas inflamables y fácilmente excitables que llegan de la mano de Eduard Bujalance (guitarra), Ignasi Reixach (bajo), Pol Huedo (batería) y con la marca de calidad de Santi Garcia, en una producción donde el mismo baterista se encerró en un pozo para dotar de una estudiada mugre la base rítmica de “Razors” y “No Fuzz”. La suciedad sonora es parte de la trama, porque hasta la persona más pulcra ha vivido un “My Filthy Old Sundays”. Trasnochemos, pues, con Aliment y nos descubriremos un domingo al amanecer, en plena Avinguda del Paral·lel de Barcelona, entonando a coro “I’m hunting drinks just like you!”. Llegaremos al final exhaustos pero satisfechos.

“Razors”.

(Se puede escuchar el álbum completo aquí)

Arriba