USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2010)

ALINA ORLOVA Laukinis suo dingo

Fargo-Naïve
ALINA ORLOVA, Laukinis suo dingo
 

La historia de la lituana Alina Orlova, nacida en Visagina en 1988, forma parte de los pequeños milagros de la globalización. Es pintora, poeta, fotógrafa, pianista y vocalista afiliada a la religión de las temerarias amantes del vibrato, esa secta para elegidas que tiene a Kate Bush como suma sacerdotisa. Antes de cumplir los 20 años, grabó una maqueta que se amplió hasta completar las dieciséis canciones de su primer álbum, “Laukinis suo dingo” (2008). Fran Healy, de Travis, incluyó uno de esos temas, “Vaiduokliai”, en el EP de “nuevas promesas” “Play. Stop. Rewind” (2008). Mientras, ella actuaba en el festival francés Europavox de Clermont-Ferrand.

Dos años después, y tras pasar por Le Printemps de Bourges (a las cuatro de la tarde, eso sí), Fargo reedita el álbum. Su exotismo y el afán apropiacionista de la cultura francesa juegan a su favor. Canta en ruso (su lengua materna), lituano e inglés. Sus mejores canciones (“Vaiduokliai”, “Zeme sukis greitai” y “Lijo”) recogen los melancólicos vientos del este humedecidos por las lágrimas klezmer del violín y el acordeón. El título del disco está tomado del libro infantil “Dingo o historia de un primer amor” del ruso Ruvim Fraerman (1891-1972). Además, conecta vía banjo con la sensibilidad del indie folk. Algunos se sueltan el pelo y se imaginan a Frida Hyvönen, las CocoRosie y Regina Spektor (¡) en el regazo de Kate Bush.

De acuerdo, Alina Orlova tiene sus momentos, pero aún ha de resolver su falta de personalidad al piano y su inocencia cuando se pone moderna. Y sobre todo debería aprender a administrar el maldito vibrato.

“Vaiduokliai”.

Arriba