×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2006)

AMY WINEHOUSE Back To Black

Island-Universal
AMY WINEHOUSE, Back To Black
 

Muerde. Tiene la lengua suelta y el corazón roto. Femme fatale seducida y abandonada, desgranando romances entre humo y alcohol. ¿Tópico? Puede, pero miss Amy Winehouse le inyecta adrenalina y se nota –se oye– el ruido del hielo contra el cristal. La británica ya avisó con su debut, un “Frank” publicado en el otoño de 2003 que fue finalista del Mercury Prize y que recibió grandes elogios en la prensa de su país. Ella no quiere ni recordarlo: afirma que la discográfica se inmiscuyó en exceso y que ese disco no la representa. Lo dicho: no se calla, no la callan.

Tres años después, “Back To Black” pone las cosas en su sitio: Amy no es un recambio para la Norah Jones de turno, es una compositora con ideas y una intérprete descomunal, de voz aguardentosa y felina. Repite con Salaam Remi (básico aliado de Nas), productor de la primera entrega, pero ha buscado refuerzo en el infalible Mark Ronson y la jugada le ha salido perfecta: estamos ante un disco de pop glorioso que se impregna sin imposturas de swing y jazz, que reformula el papel de la chanteuse como vehículo para contar historias que toquen la fibra. Historias de amor y despecho, de traición y reafirmación, de dolor y sumisión. Winehouse juega su rol con un aplomo que deja seco. Hay que escuchar bombazos como “Rehab”, “You Know I’m No Good” o el tema titular para rendirse ante la disciplina de una diva que renuncia a ser víctima para apuntalar el pedestal de un punto de vista femenino casi sin equivalentes en los actuales charts de pop masivo.

Sin despreciar el estilo ni el glamour (a pie de calle), Winehouse viene, tatuada y cruda, a enseñarnos las vísceras de esa cosa llamada amor. Quema. Y alimenta.

“You Know I'm No Good”.

Arriba