USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

SINGLE (2019)

ANDREW BIRD HARK!

Loma Vista-Universal
ANDREW BIRD, HARK!
 

Solo quedan dos pestañeos para que los grandes almacenes de siempre no se corten en anunciar prematuramente la Navidad (con permiso del estratégico y previo Black Friday). Paz, amor y consumismo juntos de la mano una vez más. La cultura anglosajona es lo que tiene. Nos hace soñar con el desacreditado bienestar material –esto es algo que solo pasa en algunos sectores de Occidente– al tiempo que nos regala cosas como Thelonious Monk, “Star Wars” y los discos navideños en la categoría de obra maestra. Al baqueteado trineo de estos últimos se sube Andrew Bird desde ese Los Ángeles ardientes donde actualmente reside.

“HARK!” es un breve EP de seis números entre el jazz y el folk de cámara donde no faltan los inevitables “White Christmas” y un “Oh Holy Night” enteramente silbado por el Danny Kaye del neoswing. Lo mismo hace con “Christmas Is Coming”, una de las canciones que Vince Guaraldi escribió para las películas animadas de Snoopy, junto con la también encantadora y juguetona “Skating”, con su latin jazz filtrado de Django Reinhardt y Stephane Grappelli.

A todas ellas se incorporan, abriendo y cerrando este miniálbum con hechuras del clásico, las preciosas “Alabaster” y “Night’s Falling”. Dos composiciones originales de contenido crítico que Bird esgrime disimuladamente frente al bien pensante espíritu navideño. Dedicadas a las personas sin hogar, lo emparentan más con el realismo sombrío de Joni Mitchell o Simon & Garfunkel que con la festividad de Carpenters o The Beach Boys. Todos unidos por esa especie de bálsamo antropológico que se reproduce en nuestras mentes durante un breve instante y que se disuelve como un empalagoso azucarillo a la vuelta del calendario.

“Alabaster”.

Publicado en la web de Rockdelux el 25/11/2019
Arriba