×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2009)

ANDREW BIRD Noble Beast

Fat Possum-Bella Union-Nuevos Medios
ANDREW BIRD, Noble Beast
 

Un nuevo disco del Sr. Pájaro y la sonrisa asoma en los labios.”Bestia noble”, gran título: lo mejor siempre (o casi siempre) se encuentra en las contradicciones. Empieza silbando, claro, en una apertura (“Oh No”) con cuerdas cinematográficas y percusiones perezosas. Luego entra la voz, casi pidiendo perdón, y ya te ha cazado para el resto del viaje. “Armchair Apocrypha” (2007) puso el listón muy alto, pero “Noble Beast” no lo baja. Quizá es más “transparente”, menos barroco, pero el pulso para trazar estribillos de sobresaliente y colorear arreglos deslumbrantes, como de lugares perdidos, sigue intacto.

Puede que le falte la ambición de un Sufjan Stevens o la permeabilidad de un Matt Ward, pero Andrew Bird no es un mero figurante en el gran filme de la penúltima música norteamericana. Cojan “Masterswarm”, con su inicio introspectivo, su cambio a casi bossa y su violín de salón de té vienés: una joya que perfora el frasco de la evocación. O el bloque “cantautor” que forman “Effigy”, “Tenuousness” y “Nomenclature”, tres piezas que pueden remitir, si uno quiere y a ráfagas, a Will Oldham, Bill Callahan y Jeff Tweedy. Y eso son palabras muy muy mayores. “Not A Robot, But A Ghost” se pone brevemente máscara indietrónica (y no cunde el pánico).

Andrew Bird no salta nunca el muro de la escuela clásica, pero tiene el pellizco necesario para que sus ilustradas odas envueltas en cuerdas –con el violín de comandante– levanten el vuelo y suban al peldaño de lo personal. Gran disco, también disponible en una edición limitada que incluye el CD instrumental “Useless Creatures”.

“Oh No”.

Arriba