USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2016)

ANDREW WEATHERALL Convenanza

Rotters Golf Club
ANDREW WEATHERALL, Convenanza
 

Exigirle a Andy Weatherall, ya Andrew a sus 52 años, que ilumine nuestro delicuescente camino hacia la siguiente epifanía electrónica carece completamente de sentido. Weatherall es un ser poliédrico, multidisciplinar, disperso. Sus longevos tentáculos han tocado todos y cada uno de los campos posibles en el negocio de la música de baile, ya sea la producción o la remezcla, la gestión de sellos, la composición, la recopilación, como DJ o de nuevo como cantante en este álbum de medieval título. “Convenanza” es una palabra occitana que significaba “acuerdo”. También es el nombre de un festival promovido por la mano santa de “Screamadelica” en el castillo de Carcasona.

Fe es, precisamente, lo que hace falta para creer en “Convenanza”, un trabajo que no pasará a los anales de la obra de su autor como el más conseguido. Rastros de la vasta cultura musical de su artífice, muy centrada de nuevo en el post-punk y el dub, se dan cita con desigual fortuna en sus once cortes, no todos producto de desecho ni mucho menos, aunque la persistente pedorreta estilo A Certain Ratio de “We Count The Stars” o la irritante sangría trompetera de “All That’s Left” a lo Peter Sellers en la colina de “El guateque” son una completa ida de olla. Mejor busquen “The Phoenix Suburb (And Other Stories)” (2016), por The Woodleigh Research Facility, también en el mismo sello.

“We Count The Stars”.

Arriba