×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

ANIMAL COLLECTIVE Centipede Hz

Domino-[PIAS] Spain
ANIMAL COLLECTIVE, Centipede Hz
 

La resaca de “Merriweather Post Pavilion” (2009) podría no haber terminado nunca, atando a Animal Collective a ese disco para siempre. Y lo primero que han hecho ellos para evitarlo ha sido desmitificarse a sí mismos: volver a Baltimore para pasar meses probando y enfrentando ideas, convivir como grupo más allá de las rutinas de una gira y compartir problemas reales como el peso del pasado y la nostalgia o las cargas familiares. El contacto, la interacción y la amistad entre ellos han generado una energía física que es el verdadero reactor dentro de “Centipede Hz”: Panda Bear vuelve a sentarse detrás de una batería después de nueve años, Geologist hace lo propio con los teclados y todos tocan juntos, pegados, haciéndose hueco.

La de Animal Collective siempre ha sido una revolución de las formas, fundamental para redefinir el pop en lo que llevamos de siglo, no tanto por su valor intrínseco como por el contexto, las expectativas (correspondidas), su influencia (inabarcable) y, por encima de todo, los métodos y la osadía que ceban su música. Lo que de verdad importa en sus discos es el recorrido, todo lo que desbrozan en cada minuto.

“Centipede Hz” no puede pasar como un inevitable paso atrás, pues es una huida hacia todas las direcciones posibles. Concebidos como voraces gusanos espaciales a la deriva en un océano naranja de ondas hercianas, estos temas explotan la cara más anfetamínica del colectivo –con Deakin de nuevo en el carro y cantando por primera vez en “Wide Eyed”–, volcando una potencia, una trepanación del sonido y una decisión mayores que las de cualquier otro álbum suyo. Todo en él es vertiginoso y excesivo, casi psicótico, como si todas las personas que se equivocan de número al llamar por teléfono quedaran atrapadas en una charla multitudinaria sin fin. Y es que Animal Collective siempre han sido eso: el desfase entre sus visiones y la realidad; una forma de alucinación reveladora. Nada es definitivo ni insuperable, ni siquiera un disco como “Merriweather Post Pavilion”.

“Today's Supernatural”.

Arriba