×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2016)

ANIMAL COLLECTIVE Painting With

Domino-Music As Usual
ANIMAL COLLECTIVE, Painting With
 

Repleto de estructuras reconocibles, ritmos marcados y melodías accesibles, “Painting With” es el trabajo más convencional de Animal Collective. El adjetivo no dice mucho a favor de un grupo tan innatamente salvaje, tan exitoso a la hora de sacar réditos del peligro, pero debe responder a algún estímulo. Quizá sea, simplemente, un atajo para intentar huir del callejón sin salida en que los situó el insuperable “Merriweather Post Pavilion” (2009). Ellos dicen haberse inspirado en pinturas rupestres y dinosaurios, pero la disculpa primitivista no encaja, pues estamos ante una grabación totalmente gestada en estudio (y nada menos que en los Western de Hollywood, la herramienta fetiche de sus venerados Beach Boys).

Al igual que ocurría con el disfuncional “Centipede Hz” (2012), aquí prima el impacto físico, tanto que a veces el metraje parece explosionar en una hemorragia por la que se les escapase la vida. Hay tramos que sangran al estar demasiado concentrados, con todos los elementos luchando por ocupar el primer plano sonoro. Resulta inevitable imaginar cómo mejorarían las ansiedades de los temas más cortos (“The Burglars”, “Natural Selection”) si les hubiesen insuflado otro aire, y es revelador descubrir que el verdadero núcleo del álbum lo encierra el corte más extenso (“Golden Gal”). Con todo, dos virtudes persisten intactas en los de Baltimore: su capacidad para escribir siempre un disco diferente y lograr sonar únicamente a ellos mismos. Siguen siendo unos fieras, pero parecen encerrados en una jaula.

“Golden Gal”.

Arriba