USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2007)

ANNE BRIGGS The Time Has Come

Water-Discmedi
ANNE BRIGGS, The Time Has Come
 

Anne Briggs es una Bartleby del folk británico. Grabó tres álbumes bajo su nombre y hace ya más de treinta años que vive retirada de la música en una isla al oeste de Escocia. Al carecer de excusa ácida, su recuperación –la recuperación de los recuperadores– no tiene el exotismo de la de Vashti Bunyan, June Tabor o Sandy Denny. Pero redescubiertas ellas, no reeditar a Anne Briggs hubiera sido un contrasentido histórico.

Su falsete no tiene nada de sobrehumano. Aprendió a cantar escuchando grabaciones de campo. Lavanderas que cantaban como lavanderas. Anacrónica para el clima progresivo que estaba a punto de reventar con The Incredible String Band y Fairport Convention, Briggs encontró en Bert Jansch al otro recuperador puro, a un colaborador y a un novio para una temporada. Juntos escribieron “Wishing Well”, una canción que popularizaron Pentangle (el quinteto folk de Jansch) y el punto álgido de “The Time Has Come” (1971), segundo álbum de Anne Briggs después de un recopilatorio de EPs homónimo publicado a principios de 1971. Aunque en el folk inglés siempre hay algo de bucólico –¿quizá por su ascendencia celta en lugar de africana?–, su desarrollo era en línea recta. Harta de complejas progresiones de acordes y fingerpickings, la técnica de moda que Davy Graham había introducido años antes y que había arropado la voz de Shirley Collins, Briggs buscaba la manera más natural de llegar al tuétano de la canción de transmisión oral.

Como acuarelas que rechazan futurismos y sólo piden un trazo certero y simple que no podrá corregirse, todas las canciones de “The Time Has Come” son a voz y guitarra o con buzuki. Escuchando “Tangled Man”, por ejemplo, relleno una casilla de un pasatiempo que tengo: buscarle antecedentes a ese pop-folk límpido, de afectación espirada, de Nick Drake.

“Wishing Well”.

Etiquetas: 1970s, 1971, 2007, folk, Inglaterra
Arriba