×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2017)

ANNTONA Internacional

Gramaciones Grabofónicas-Everlasting
ANNTONA, Internacional
 

Puede que Manu Sánchez ni se aguante ni se caiga bien, como canta en “No me aguanto”, pero si algo no se puede poner en duda es su capacidad para transformar miserias cotidianas, experiencias cáusticas y rimas al borde del sonrojo –lo de “fortuna” con “tuna” y “casa” con “pasa” es de nota– en retorcidos himnos de pop adhesivo. Algo que quizá no sea tan evidente cuando se camufla entre las capas de distorsión y los latigazos eléctricos de Los Punsetes, pero que no hay manera de esconder cuando se disfraza de Anntona y exhibe su faceta más pop. Máxime ahora que, después de trabajos como “En la cama con Anntona” (2009) y “Grandes males, remedios regulares” (2011), el madrileño se ha aliado con Sebastián Litmanovich (Cineplexx) para reforzar el peso del pop electrónico y firmar deliciosas travesuras como “Mi patria en mis gayumbos”, “Mató al Fary” o “Imbécil internacional”, algunas de ellas con líneas melódicas dignas de Joe Crepúsculo.

Donde no cambia Sánchez es en lo lírico, siempre bordeando el chascarrillo ingenioso y arremetiendo contra todo lo que se le ponga por delante, ya sean los patriotismos, Facto Delafé, el amor o la angustia. Una nueva lección de pop contrahecho y canción más protestona que de protesta que resuelve confirmándose como maestro oscuro del himno maquiavélico.

“No me aguanto”.

Arriba