USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

ANTONY AND THE JOHNSONS Swanlights

Secretly Canadian-Rough Trade-Popstock!
ANTONY AND THE JOHNSONS, Swanlights
 

Antony Hegarty es un artista que atesora y administra, como sus viejos mentores David Tibet, Marc Almond y Lou Reed, raudales de talento, misterio y ambivalencia. Sin embargo, tengo la impresión de que el pícnico de la melena y los gorgoritos empiezan a cansar a más de uno. Es lo que pasa cuando se idealizan tanto las cosas. Pero también tengo la convicción de que no es momento para hablar de decadencia. Al contrario, el cuarto disco de Antony es solo el nuevo capítulo de una obra maestra mayor: la carrera musical de esta versión posmoderna de caballero inglés en Nueva York.

Egoístamente me hubiese gustado un cambio de registro (pop electrónico, por ejemplo). Pero Antony, infatigable explorador del arroyo metafísico, amante de la naturaleza y de la transmutación del mal, va a la suya, y prefiere reaparecer con su habitual androginia, arabescos vocales (un cruce imposible entre Alison Moyet y Arthur Lee), piano, armonio, magníficos arreglos de cuerdas y vientos, letras de infalible factura y menos contrastes extremos que antes, la voz de Björk (otra persona legítimamente preocupada por el medio ambiente) en “Flétta” y once temas hipnóticos, más atmosféricos que nunca, de una música de cámara que ennoblece el legado de Scott Walker, Peter Hammill y heterodoxos similares. Sinceramente, no se puede pedir más. Él ya te lo da.

“Flétta” (con Björk).

Arriba