USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2020)

AOIFE NESSA FRANCES Land Of No Junction

Basin Rock
AOIFE NESSA FRANCES, Land Of No Junction
 

El debut de la cantautora irlandesa Aoife Nessa Frances –tras unos pinitos en el shoegazing con el dúo Princess– es un brumoso álbum realizado en estrecha colaboración con Cian Nugent, quien, además de tocar con Steve Gunn, tiene carrera propia: el álbum “Night Fiction” (2016) y otro, “Born With The Caul” (2013), compartido con The Cosmos, en el que figuran el teclista Brendan Jenkinson y la violista Ailbhe Nic Oireachtaigh. Ambos son determinantes en el sonido de “Land Of No Junction”: el primero, aportando órgano, piano y mellotrón, y la segunda, arreglos de cuerda que dotan de onirismo a unas canciones llenas de ambigüedad.

El single “Blow Up” hace referencia a Antonioni –no en vano Aiofe estudió cine– y a lo que significa ser mujer en un mundo dominado por hombres: “What about the life you had? / Blow up woman / Back on the hand / Tired of being human / Lesser than man”, canta con languidez desarmante. Esta canción fue escrita antes de que abortar fuera legal en Irlanda, igual que “Less Is More”, donde asoma la influencia de Broadcast.

Por las ornamentaciones psicodélicas de “Here In The Dark” ha sido comparada con Cate Le Bon, Damien Jurado o su paisana Brigid Mae Power, de la que ha sido telonera. Y “Heartbreak” no anda lejos de la misteriosa aura de Angel Olsen, piano solemne incluido. El único tema uptempo, el lisérgico “Libra”, no pierde en ningún momento esa sutil fragilidad que impregna todo el álbum, incluido un “Geranium” que, a pesar de estar presidido por una extraña caja de ritmos, desprende ese desmayo magnético que hizo célebre a Hope Sandoval. Todo servido en largas canciones, que alcanzan los seis minutos de la titular, cerrando el disco con la solemnidad de la mismísima Nico.

“Blow Up”.

Arriba