×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2015)

ARCA Mutant

Mute-[PIAS] Iberia & Latin America
ARCA, Mutant
 

Alejandro Ghersi se descubrió hace un par de años como el productor más importante de su generación en “Xen” (2014), un álbum sobrecogedor que explotaba todo el potencial de sus contracciones digitales con un alcance aún mayor que el de su trabajo para Kanye West o FKA twigs.

Si aquel disco era un cuarto oscuro donde Ghersi se abandonaba a una absoluta perversión del sonido con un placer sádico por el ensañamiento, en “Mutant” ni siquiera concede una palabra clave para hacer que cesen los golpes. Por imposible que parezca, la secuela de “Xen” es una revisión todavía más extenuante, exuberante y extrema del lenguaje de Arca que ahonda en sus cualidades plásticas y tóxicas.

Ghersi insiste en su manual de formas –un túmulo de armónicos deformados y ultracomprimidos– a lo largo de veinte cortes que se suceden como una pieza única e inagotable durante más de una hora para trazar un arco de significado que va del deseo a la repulsión. Ghersi se hace fuerte en la belleza extraña y desgarradora de su música, dando vida a un tejido sonoro que parece respirar y latir por sí mismo, como una criatura anfibia y amorfa que proyecta nuestros miedos, pasiones y ansiedades.

“Mutant” se abre con el torniquete de ritmos asfixiantes de “Alive” –toda una exhibición de la capacidad de Ghersi para fundir violencia y delicadeza–, a la que suceden el brutal tema titular y “Vanity”, recreándose en el esplendor de lo deforme, de lo asimétrico, y abriendo el plano del álbum para revelar algo parecido a un nudo de tentáculos retorciéndose sobre un altar de metacrilato.

La experiencia de coproducir “Vulnicura” (2015) junto a Björk ha abierto interrogantes y ha definido certezas en el proceso creativo de Ghersi, según él mismo ha reconocido. A ella le dedica la implacable “Snakes”, uno de los momentos más arrebatadores –junto a “Sever”, “Extent” y “Faggot”– de un disco que no deja de sonar arrollador ni un segundo y que recupera fragmentos de “Sheep”, la mixtape de Arca concebida como banda sonora para un desfile de Hood By Air.

Ghersi alcanza la plenitud expresiva de su hipertrofia sonora en “Mutant”, y lo hace alejándose de cualquier noción figurativa del hip hop, el pop o el techno a través de la erosión digital, interviniendo cada género como un taxidermista. 

“Alive”.

Arriba