USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2017)

ARCADE FIRE Everything Now

Sonovox-Sony
ARCADE FIRE, Everything Now
 

Si “Reflektor” (2013) representó un corte de mangas al mainstream hacia donde los había encauzado “The Suburbs” (2010), “Everything Now” reafirma al grupo en el talante con que Orfeo presidía aquel álbum: enfocar nuevos horizontes, no mirar atrás. Las canciones saltan del disco al punk o al ska bajo el signo de sus temas habituales (la castrante y cruel esfera corporativa, las redes sociales cual hoguera de las vanidades), pero falta el énfasis y, sobre todo, aquella espontaneidad tan característica del sonido Arcade Fire.

Además, cojea una coartada conceptual que, como el trampantojo en la portada, se revela de doble fondo. Cantarle a millennials que escogen su debut como banda sonora para suicidarse los hace parecer encopetados en “Good God Damn” y en una “Creature Comfort” que, por otro lado, es lo mejor del minutaje. “Peter Pan”, “Chemistry” e “Infinite Content” suenan mediocres, mientras que los temas menos raquíticos tampoco se libran del descuido: el piano del titular eriza la piel, pero sus coros suenan digitalmente forzados, y “Electric Blue” distorsiona hasta el extremo el falsete de Régine, alejándose de cotas de sex appeal superior como “Sprawl II”.

Cuando se llega a las templadas baladas finales es demasiado tarde: la pretendida visión panorámica de “Everything Now” ya ha naufragado; por culpa de su poco riesgo y de su mucho sarcasmo. Es un disco decepcionante ante el que cuesta sacar a colación a quienes parecen haberlo inspirado (ABBA, Bowie, Blondie) y ante el que entristece concluir que los hasta ahora infalibles canadienses sufren un, esperemos, transitorio estancamiento creativo.

“Creature Comfort”.

Arriba