USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

ARIEL PINK'S HAUNTED GRAFFITI Before Today

4AD-Popstock!
ARIEL PINK'S HAUNTED GRAFFITI, Before Today
 

Así que, por lo visto, se acabaron para Ariel Pink los tiempos de las aventuras en baja fidelidad, del pop de onda media ochentera con los vaivenes y crujidos de sonido de una cinta barata –de ferro, vamos, nunca de cromo– quemada por el sol. Para “Before Today” se metió en un estudio profesional con una banda sólida y el resultado, previsiblemente para algunos –fans de la normalidad–, no tanto para otros –ultraístas del caos–, es su mejor disco.

Especie de banda sonora alternativa para “Boogie Nights” (Paul Thomas Anderson, 1997), esta es música sensual, decadente y, a ratos, genialmente absurda, un viaje a los submundos pendencieros del Hollywood de los sesenta, setenta y ochenta con algunas de las mejores melodías y algunos de los momentos más locos del pop reciente.

Entre las primeras, las del single “Round And Round”“Bright Lit Blue Skies” (una versión fiel de un tema de Rockin’ Ramrods) y la preciosa “Can’t Hear My Eyes”; entre los segundos, ese cruce de solo heavy y mohínes extáticos –lo dicho: este disco es puro porno, de la época casi inocente, la de Linda Lovelace, Sharon Mitchell, Marilyn Chambers, etcétera– o esos bucles de saxo enfermo coronando “Hot Body Rub”.

Antes de hoy, Pink dejaba la plancha encima de las canciones hasta que ardían en locura. Ahora parece plancharlas con mayor cuidado, aunque no con agua de planchar, me temo, sino con champán barato. Está mejor que nunca, pero todavía no sana. Es una suerte.

Etiquetas: 2010
Arriba