×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

ARIEL PINK'S HAUNTED GRAFFITI Mature Themes

4AD-Popstock!
ARIEL PINK'S HAUNTED GRAFFITI, Mature Themes
 

Sí, pop. Pero torcido. Todavía. Mr. Pink salió de las catacumbas más estrictas del lo-fi y las ediciones artesanales con el celebrado “Before Today” (2010), pero su filosofía sigue más o menos intacta –coger el pop a priori inofensivo, estrujarle los huevos y devolver un híbrido que lo mismo luce en la FM más inocua que en la Escuela de Arte–, aunque se hayan rebajado los componentes de mugre y desvarío. Se han rebajado, pero siguen en las proporciones justas para que todavía debamos considerar al de Los Ángeles como una de esas bestias amigables que lo “alternativo” necesita para no perder del todo su credibilidad.

Ariel Pink y sus compinches son unos magos de la melodía, unas cajas de resonancia que pescan ondas de los Beach Boys y de los Byrds, del Elvis Costello jovencito y del Nick Lowe más sabio (“Mature Themes”, el tema, parece una copia borrosa de “Cruel To Be Kind”), del Brian Eno pop, de Marc Bolan, del David Bowie preestrellato y de la psicodelia californiana con sabor a hierba(s) y sal.

Todo este edificio se derrumbaría si no estuviera construido sobre unas canciones modestas pero MUY competentes (y aquí hay para contar con los dedos de más de una mano: la titular, “Only In My Dreams”, “Kinsky Assassin”, “Pink Slime”, “Driftwood”...), envueltas en un sonido de estética pobre, pero muy imaginativa (los teclados y los juegos vocales ingrávidos, los bajos minimalistas, las guitarras envolventes...). El ambiental “Nostradamus & Me” se antoja innecesario (parece un descarte de John Maus), aunque la versión del “Baby” (1979) de Donnie & Joe Emerson, con cameo vocal de Dâm-Funk, sexy y cool, demuestra que la discoteca de Ariel Marcus Rosenberg no es como la de los demás mortales y proporciona un cierre perfecto para otro notable tratado de pop perverso para gente inteligente.

“Pink Slime”.

Arriba