×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2018)

ARTHUR H Amour chien fou

Mystic Rumba-Allpoints-Believe
ARTHUR H, Amour chien fou
 

Ajeno al alud de información que nos invade, Arthur H entrega un álbum doble hecho en estrecha colaboración con su compañera, Léonore Mercier, y con Nicolas Repac. El trío nos lleva, con voluptuosidad y delicadeza, por un intenso viaje geográfico y por un vergel de personajes perfilados por la voz de este crooner francés –hijo del recientemente desaparecido Jacques Higelin–, capaz de sonar como el más destartalado Tom Waits y ahora también acercándose al falsete. Todo con orquestaciones que recurren tanto a samples y ritmos programados como a las fragancias acústicas de piano y acordeón, mezclando arreglos que crean fondos oníricos y muy sugerentes, ideales para dar vida a una “La dame du lac” de reminiscencias artúricas o a un “Nosferatu” tenebroso y también extrañamente bailable; oscilando de la chanson y el downtempo de “Inversion mélancolique” al pop decadente de “Reine de coeur”, con la ayuda coral de su hija Marcia Higelin. Por su parte, Léonore hace de Jane Birkin en el sensual diálogo de “Général Of Love” o en la muy a lo Antony “La boxeuse amoureuse”.

Arthur H pivota entre la sentida balada al piano “Sous les étoiles à Montréal” –homenaje explícito a Lhasa y al “Roi Cohen”– y el exotismo progresivo de “Tokyo Kiss”, y alterna inglés y francés e incluso el castellano en la peculiar fanfarria “Carnaval chaotique”, donde se autoproclama “el rey de la Luna”. Luego, en “Moonlove déesse”, a ritmo de música disco, se califica de “cosmonaute amoureux”. El funk vuelve a presidir el ambicioso tema titular, aunque el groove inicial muda pronto en desolación para ilustrar en nueve minutos las “gráces et ténèbres” del amor. Todo para hilvanar un trabajo sofisticado que guiña el ojo a Gainsbourg en la narrativa “Lily Dale Symphonie” o a la princesa Leia y el mundo de Oz en “Super héros de l’instant zéro”, demostrando que es un poeta y cantante de espíritu libre que nunca pierde el hilo de la emoción.

“Reine de coeur”.

Arriba