Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

ASTRUD & COL·LECTIU BROSSA Lo nuevo

Elefant
ASTRUD & COL·LECTIU BROSSA, Lo nuevo
 

Lo nuevo es que Manolo & Genís publican en Elefant y que su nuevo álbum se llama “Lo nuevo”, aunque no lo es del todo pero sí, depende. Su encuentro con el Col·lectiu Brossa dejó con la boca abierta a todos los que acudieron a sus conciertos –a mí me la dejaron, con mucho gusto, el 22 de enero pasado en el Auditori de Barcelona–. Y más teniendo en cuenta que su último artefacto en estudio, “Tú no existes” (2007), me confundió y me provocó una clara sensación de rechazo (que no lo disfruté, vamos). Así que esta especie de recuento de su carrera, con nuevo corte y confección para las partituras de las canciones –acordeón, violonchelo, viola de rueda, vibráfono, violín...–, sirve para parar, reflexionar y... revivir. Sí, de nueva vida: Astrud suenan entre algodones neoclásicos –del medioevo al barroco pasando por la Segunda Escuela vienesa y el minimalismo de Glass y Reich– con una (gran) fuerza y originalidad que uno pensaba que ya estaba fuera de su radio de acción.

Manolo Martínez parece hallar en este patchwork sonoro el respaldo ideal para desgranar libremente sus letras, insólitas siempre en el pop en castellano, y volar cómodo desde unas cuerdas vocales cada vez más templadas y expresivas. Y así, hits de toda la vida como “Mentalismo”, “La boda”, “Cambio de idea” y “Esto debería acabarse aquí” resplandecen como una luz inédita, clara. Y otras que en el original (me) parecían un poco forzadas/encorsetadas –“Noam Chomsky”, “El vertedero de São Paulo”, “Paliza”– parecen hallar en esta revisión la ebullición ideal para que penetren en las neuronas sin resistencia, como un bálsamo.

Astrud no podían hacer un “grandes éxitos” normal, claro que no. La opción elegida no es solo una de las cumbres de su carrera, también un particular manifiesto sobre las ficticias y muchas veces endebles barreras que (nos) colocan entre música “culta” y “popular”. Y los dos inéditos que sirven de prólogo y epílogo –“Lo popular” y “La música de las supercuerdas”, retratos sonoros de dos integrantes del Brossa– refuerzan la idea de que los firmantes de “Mi fracaso personal” (1999) han encontrando un camino por el que deberían/podrían seguir transitando.

Etiquetas: 2010
Arriba