USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

AtletA Catedrales

Aloud Music
AtletA, Catedrales
 

El vacío que dejaron 12twelve en la música instrumental con inquietudes aventureras se ha venido cubriendo en los últimos tiempos con diversos parches creativos de regusto diverso como Ruizpantaleón y Cuzo, pero es AtletA el proyecto que, desde unas coordenadas más cercanas, se encarga ahora de oficializar el traspaso de poderes y canalizar buena parte de aquel torrente expresivo de naturaleza experimental. No en vano, hablar de AtletA es hablar de Jaime L. Pantaleón y José Roselló, antiguos compañeros en 12twelve y Bélmez de nuevo al calor de un proyecto que aumenta la graduación experimental y aparca ligeramente la pulsión jazz para abrirse camino entre sintetizadores, loops y otras chucherías electrónicas.

El resultado, lejos del autismo instrumental que cabría suponer, es una magnética vuelta de tuerca al krautrock que se nutre tanto del western y las bandas sonoras como de la elegancia del rock matemático, el frenesí de la electrónica urbana y el paisajismo contemplativo de la generación post. Es así como “Catedrales” se convierte en una ídem sónica elegante y majestuosa; un rascacielos abierto a la experimentación que funciona a la perfección como banda sonora –imaginaria o no; que cada uno decida– de los tiempos que corren. Siguendo la estela de “Fariseos”, single que grabaron el verano de 2009, Pantaleón y Rosell repiten con Marco Margione para explorar a fondo grooves hipnóticos, sonidos cinemáticos y agujeros cósmicos. Y es que, por mucho que las bandas pasen a mejor vida, la inquietud siempre sigue alumbrando proyectos tan enriquecedores como este.

Etiquetas: 2011
Arriba