USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2015)

AVENTURAS DE KIRLIAN Aventuras de Kirlian

DRO-Warner
AVENTURAS DE KIRLIAN, Aventuras de Kirlian
 

Con Aventuras de Kirlian empezó todo: el llamado Donosti Sound (por segunda vez) y, por extensión, el indie pop nacional de los noventa, que en lugar del inglés y la distorsión del noise esgrimiría guitarras acústicas y voces femeninas. Las influencias venían del indie inglés y escocés de los ochenta: Orange Juice, Felt, pero sobre todo Young Marble Giants... Menos es más.

Ibon Errazkin, Jone Gabarain, Teresa Iturrioz y Peru Izeta consiguieron fichar por una DRO cada vez menos indie gracias a Alejo Alberdi (Derribos Arias), que les produjo este mini-LP homónimo (único con este nombre, ya que luego se llamarían Le Mans): ocho canciones de dos minutos y un instrumental de cierre –“Todo otra vez”– que tomaba el testigo de Felt para marcarle el camino a La Buena Vida y a lo que vendría después.

“Aventuras de Kirlian” (1989), que ahora se ha reeditado en vinilo de 180 gramos más CD, se abría con “Un día gris”, o cómo exorcizar el aburrimiento y el mal tiempo con un ritmo trotón y un “pa-ra-pa-pa”. En ella citan a Sly Stone, y es que otra de sus grandes influencias era la música negra, sobre todo en los ritmos y en el uso de la guitarra eléctrica en algunos temas. En la psicodélica “Víctor” utilizan slide y caja de ritmos, mientras que la guitarra rítmica y la batería de “Entre días largos” remiten directamente a The Velvet Underground vía Beat Happening.

La cara B la descorchaba otra joya, “Maravillas”, con una melodía embriagadora y ese cambio tan especial con castañuelas y guitarra twang. “Pez luna” es una balada con tan solo voz y guitarra acústica, más algún toque ocasional de percusión; un remanso de paz antes del ritmo Motown con palmas de “Largo y cálido verano” y la intensa y fragante “La ventana”. Pues eso: todo otra vez.

“Víctor”.

Publicado en la web de Rockdelux el 8/7/2015
Arriba