USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

AVEY TARE Down There

Paw Tracks-Green Ufos
AVEY TARE, Down There
 

Animal Collective están en todas partes. Sus miembros sacan discos sin parar, en grupo o por separado, los resúmenes del año nos recuerdan la importancia de estos trabajos, infinidad de artistas los imitan y, por si todo esto fuera poco, los periodistas perezosos acudimos a ellos cuando escuchamos música levemente psicodélica que nos cuesta definir. Pero, ¡al tanto! Sería un grave error ignorar por ello “Down There”, el primer disco en solitario de Avey Tare (aunque no el primero que hace fuera de la banda: en 2007 publicó “Pullhair Rubeye” junto a su entonces mujer, Kría Brekkan, ex componente de múm). De inmediato, los primeros compases del álbum revelan claramente dos cosas: una, que el disco no va a ser sustancialmente diferente a los de la banda madre, y dos, que se nos va a meter hasta los tuétanos. Por encima (o por debajo) de fórmulas y estilemas conocidos corre un río subterráneo de emociones: confusión, congoja, pasmo, alboroto.

Dave Portner (nombre real del referido) expone su sentir más íntimo, como ya hiciera su socio Panda Bear en “Young Prayer” (2004), escrito tras la muerte de su padre. O como los propios Animal Collective hacen en “Baby Day”, donde no se sabe si el cántico “she’s gonna have a baby” expresa gozo o terror ante la idea de un embarazo (seguramente ambas cosas). También Portner aborda aquí cuestiones personales (“Heather In The Hospital” trata del cáncer de su hermana) y lo hace siguiendo sus instintos, amalgamando sonidos heterogéneos y de baja ralea, y abriendo su mente (o eso parece) al pensamiento automático. Este enfoque no es garantía de calidad. De hecho, puede dar lugar a auténticos bodrios. Pero si sale bien puede generar obras extraordinarias. Y esta lo es. El calipso navideño de “3 Umbrellas”, el dub turbio de “Glass Bottom Boat” o el lamento mecánico de “Lucky 1” arraigarán con seguridad en la memoria sentimental de numerosos oyentes.

Etiquetas: 2010
Arriba