USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

BARRY ADAMSON I Will Set You Free

Central Control
BARRY ADAMSON, I Will Set You Free
 

En la enfervorizada carrera en busca de lo original, el que fuera bajista de los Bad Seeds y Magazine jamás tomó la salida. Tampoco se preocupó de crear un club de fans construyendo un personaje al que saber qué pedirle en su momento. Barry Adamson nunca siguió el camino de sus jefes; ni la paranoia (Howard Devoto) ni la destrucción (Nick Cave) le servían para aclarar su postura musical. Asumió un discreto segundo plano en escena, desarrollando al comienzo un estilo noir (“Moss Side Story”, 1989) que decía más de la música que del individuo. Sin estridencias, fue acercándose al pop, fijándose en los modelos más elegantes, ya fuera Isaac Hayes, Scott Walker o John Barry. Puede sonar incongruente, pero la boyante filosofía del “sé tú mismo” a menudo hace aguas frente a la denostada “sé quien realmente quieres ser”.

En este sentido, “I Will Set You Free” es un disco esquizofrénico. Por él circulan diferentes personajes con mayor o menor acierto. La propuesta flojea cuando el rock aparece en escena (a “Get Your Mind Right” le falta voltaje para llegar a ser Grinderman), pero remonta cuando llega el turno del cantante melódico de corazón duro (“Turnaround”) o el fan a muerte de Burt Bacharach (“If You Love Her”). Profesional, elegante, aparentemente poco inspirado y con unas indicaciones de consumo que igual valen para hoy que para dentro de un año: la antítesis del hype.

“Turnaround”.

Arriba