USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

BEASTIE BOYS Hot Sauce Committee Part Two

Capitol
BEASTIE BOYS, Hot Sauce Committee Part Two
 

“Hot Sauce Committee Part Two” debió salir en 2009, pero la batalla de MCA contra el cáncer, esa fatalidad ubicua, postergó el proyecto. Y digo “part two” porque, en realidad, la parte uno nunca existió y el título es otro chiste genial de Beastie Boys. Todo y pese a las fatalidades, o quizá animados por la recuperación de Adam Yauch, el trío ha vuelto a su mejor jovialidad de los noventa tras el contenido instrumental “The Mix-Up” (2007). Su nueva estrategia es antigua: hip hop de vieja escuela, guiños punk y desvíos psicodélicos, what else? Y si alguien espera dar con referencias al dubstep o el witch house, es que no sabe con quién diablos está tratando.

Hace tiempo que Beastie Boys viven ajenos a las modas y solo siguen la corriente de su instinto. El single y tema de apertura “Make Some Noise” es hip hop directo, con Ad-Rock exhibiendo, posiblemente, las mejores líneas: “Can’t tell me nothing, can’t tell me nada / Don’t quote me now because I’m doing the Lambada”.

El disco se mueve a golpe de funk infeccioso, ganando agresividad rap rock a la altura de “Too Many Rappers (New Reactionaries Version)”, con la participación de Nas, y desviando hacia el dub-reggae en una “Don’t Play No Game That I Can’t Win” protagonizada por Santigold. “Tadlock’s Glasses” (título inicial del disco) muestra su faceta más experimental y retorcida y “Lee Majors Come Again”, homenaje al hombre de los seis millones de dólares, nos recuerda que fueron hardcore punk (gran solo de batería).

Todo funciona bien: sin sorprender ni arrebatar, es posible, pero regocijando siempre. Quizás no sea “Paul’s Boutique” (1989) y el nuevo de The Lonely Island sea más divertido, pero es un nuevo disco de Beastie Boys.

“Don't Play No Game That I Can't Win” (con Santigold).

Arriba