×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2017)

BEDOUINE Bedouine

Spacebomb-Music As Usual
BEDOUINE, Bedouine
 

La armenia nacida en Siria Azniv Korkejian, aka Bedouine, es una nómada en toda regla que se desplazó con su familia de Alepo a Arabia Saudí y luego a lo largo de los Estados Unidos. Y es, de hecho, el ángulo de la experiencia del viajero, antes que tendencias étnico-musicales que podrían asociarse con su alias, lo que más destaca de su álbum de debut. Es un disco retrógrado: la interpretación norteamericana del folk británico capitaneado por una voz ensoñadora camino al susurro, tintado de popismos y cierto barroquismo. No obstante, va más allá del ejercicio nostálgico vacío gracias a sólidas composiciones y a un buen ojo para la instrumentación.

“Nice And Quiet”, la canción que abre el disco, por ejemplo, adorna de forma experta una melodía cautivadora con arreglos de cuerdas coloridos pero controlados, desembocando en un melancólico paseo otoñal. La mayor virtud de “Bedouine” es su capacidad de incorporar al esqueleto acústico de las canciones elementos y capas (los sutiles vientos de “Back To You” o el guitarreo juguetón de “One Of These Days”) de forma imaginativa y sin pecar de sobredosis, logrando un resultado elegante en vez de pasteloso, ya sea abrazando un tono letárgico (“Summer Cold”), íntimo (“Solitary Daughter”) o refinado (“Mind’s Eye”). Aunque el álbum deviene un tanto farragoso y falto de ideas hacia la segunda mitad, como si se acomodara a la producción y se olvidara del gancho armónico, la seguridad mostrada hace de este proyecto un nombre para situar bien en los radares.

“Nice And Quiet”.

Arriba