USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIONES (2006)

BEE GEES The Studio Albums 1967-1968 / Children Of The World / Spirits Having Flown

Reprise-Rhino-Warner / Warner
BEE GEES, The Studio Albums 1967-1968 / Children Of The World / Spirits Having Flown
 

Juan Manuel Freire comentó aquí cinco de los álbumes más destacados de los Bee Gees en sus reediciones de 2006. En primer lugar, los celebrados tres discos de estudio –“Bee Gees' 1st”, “Horizontal” y “Idea”– de su etapa inicial (de nuevo) en Inglaterra, entre 1967 y 1968, empaquetados en un completo box set con las versiones mono y estéreo y con un montón de inéditos. Después, dos de los LPs –“Children Of The World” y “Spirits Having Flown”– de su época disco music, antes y después de su participación en la exitosa banda sonora de “Saturday Night Fever” en 1977. Debajo, se pueden comparar los dos diferenciados períodos de su discografía al escuchar cinco temas pertenecientes a esos trabajos.

Échenle la culpa a Scissor Sisters y su injusto éxito, pero el caso es que Rhino ha emprendido la primera reedición ampliada de toda la discografía de Bee Gees. Caja de lujo con tres dobles CDs, “The Studio Albums 1967-1968” inicia la campaña recordando que en el principio el trío fue quinteto –sumen a Vince Melouney y Colin Petersen– y que, de verdad, lo suyo era el pop psicodélico en la onda de The Beatles.

En el cuidado cofre se incluyen tres álbumes (el tercero, el cuarto y el quinto, recopilatorios aparte), remasterizados y con mezclas mono y estéreo, y segundos discos atiborrados de rarezas e inéditos. Es la primera vez que los hermanos Gibb aceptan una exploración arqueológica de estas características. Debieron de hacerlo antes: entre los añadidos de “Bee Gees' 1st (julio de 1967), su primer trabajo con edición más allá de Australia y todavía el mejor de toda su carrera, hay delicias ignotas como el soul de “I’ve Got To Learn” o el cabaret pop de “Mr. Wallor’s Wailing Wall”. Los otros álbumes –“Horizontal” (enero de 1968) y “Idea” (agosto de 1968)– son bastante inferiores a “1st” y sus añadidos carecen de relevancia, aunque la orientalista “Deeply, Deeply Me” puede funcionar muy bien en sesiones de risoterapia, al igual que esos temas de Navidad con extra de azúcar, colorantes y conservantes.

Hasta la llegada de las otras ampliaciones, que se iniciarán en breve, sin orden cronológico –aquel hiphopero “E.S.P.” (1987) será el último, quizá, si sale–, Warner se ha lanzado a distribuir reediciones peladas y mondadas y sin volver a masterizar de la mayor parte del catálogo del trío. Entre los discos resucitados figuran dos de los álbumes más sólidos de un grupo que siempre ha sido mucho más “de singles”: “Children Of The World” (1976) y “Spirits Having Flown” (1979), el antes y el después de la mítica “Fiebre del sábado noche” (John Badham, 1977). En el primero prosiguieron el giro negroide de “Main Course” (1975) con un repertorio discreto, ahogado por baladas indigeribles, donde solo brilla realmente “You Should Be Dancing”, luego rescatada para la banda sonora de la película protagonizada por John Travolta. El ambicioso “Spirits Having Flown” mejora la oferta con singles de la altura de “Tragedy” (el sueño húmedo de Jake Shears, con toda seguridad) y una producción muy sinuosa y exquisita que, por momentos, alcanza alturas estratosféricas: la canción titular recuerda a los Air de “Talkie Walkie” (2004), por los sintes, las cuerdas, los vientos.

También se reeditan, junto al recomendable recopilatorio “Their Greatest Hits. The Record” (2001), un puñado de álbumes sobre los que mejor correr un tupido velo: “Size Isn’t Everything” (1993), otro ridículo asalto al beat del hip hop; “Still Waters” (1997), cuyo título, “Aguas quietas”, ya nos avisa del aburrimiento que espera dentro; “One Night Only” (1998), un disco en directo falto de cualquier sensación de peligro; y el final “This Is Where I Came In” (2001), una suerte de resumen de carrera (hay pop a lo Beatles, hay sonido disco, y también interferencias electrónicas) sin mucho brillo compositivo.

“To Love Somebody” (de “Bee Gees' 1st”).

“Massachusetts” (de “Horizontal”).

“I've Got A Message To You” (de “Idea”).

“You Should Be Dancing” (de “Children Of The World”).

“Tragedy” (de “Spirits Having Flow”).

Arriba