×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2018)

BELAKO Render Me Numb, Trivial Violence

Belako Rekords-El Segell del Primavera
BELAKO, Render Me Numb, Trivial Violence
 

Si hubiera que quedarse con un factor distintivo en Belako, este sería la asombrosa naturalidad mediante la que juegan –a menudo, dentro de la misma canción– con estilos que, aparentemente, no siempre tendrían que maridar bien, además de perpetrar esos cambios de guion constantes que llevan a que nunca sepas por dónde va a discurrir cada tema. Denota valentía por su parte; también un amplio bagaje musical y una ausencia total de prejuicios.

Su tercer álbum se abre con “Maskenfreiheit” desde un retorcimiento épico-prog que los podría acercar a Muse. Más inmediata, “Lungs” los lleva por un synthrock con tintes góticos; “Over The Edge” parte de un riff infeccioso para terminar en lo que parece un homenaje al desenlace de “A Forest” (The Cure); “Nice Church”, “The Fiend Thinker” y “Render Arp” profundizan en su veta más electrónica, y “Stumble II” persigue un lo-fi de habitación con la voz de Cris Lizarraga (¿grabada en un móvil?) abducida por los fantasmas de Cat Power y Billie Holiday. “5 Strangers In A Box” mantiene una similar vibración, con ecos de ensoñación lejanamente exótica. “Render Me Numb” comienza pareciéndose a My Bloody Valentine para acabar adoptando formas más post-rock, mientras que “Something To Adore (Arinau)” vira hacia un indie rock más melódico.

El cuarteto de Mungia nunca había mostrado especial aprecio por sus textos, pero, a pesar de las dudas que pueda suscitar el uso del inglés a la hora de comunicar sus ideas, ahora ponen mucha más carne en el asador a la hora de plasmar sus inquietudes sobre el mundo en que estamos inmersos. Como siempre, todo esto crecerá mucho en directo.

“Over The Edge”.

Arriba