×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2018)

BELLE AND SEBASTIAN How To Solve Our Human Problems

Matador-Popstock!
BELLE AND SEBASTIAN, How To Solve Our Human Problems
 

Si después de veintidós años Belle And Sebastian siguen en la brecha (cada vez más grande entre disco y disco), es porque encarnan la excelencia del pop escocés independiente con sustancia y sensibilidad junto con campeones de ligas pasadas como Orange Juice o The Pastels. Es comprensible que haya habido desvanecimientos por el camino, pero “How To Solve Our Human Problems” puede servir para recuperar el hilo, aunque no sea un disco perfecto ni resuelva con su carpe diem los problemas humanos: la soledad, el miedo, la finitud, el amor, el desamor... Seguramente con diez temas hubiese sido suficiente, pero el plan, no muy original, era sumar en un solo álbum los tres EPs publicados entre los meses de diciembre y febrero pasados (con una entrega, la de enero, bastante más floja que las demás).

Pero hay motivos suficientes para el optimismo, incluso para la euforia. Piezas como “Everything Is Now”, “Sweet Dew Lee”, “We Were Beautiful” (Pet Shop Boys era “Behaviour” con camisa de cuadros abotonada hasta arriba), la política “The Girl Doesn’t Get It”, “A Plague On Other Boys” o “There Is An Everlasting Song”, además de sintetizar lo mejor de los B&S clásicos, soul y electrónicos, portan en sus genes la magia renovada de una banda que todavía transmite, aunque no sea su intención, la quimera de la eterna juventud y la genialidad de Stuart Murdoch.

“We Were Beautiful”.

Arriba