Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

BEN WEAVER Mirepoix And Smoke

Bloodshot-Houston Party
BEN WEAVER, Mirepoix And Smoke
 

Ben Weaver lleva abundante equipaje a sus 31 años: hijos, un divorcio reciente y siete discos ya con este “Mirepoix And Smoke”. Y pese a ser un cantautor largo de miras, su música agradece su actual retorno a lo básico. El folk, el blues y una bofetada de realidad, ligada al momentáneo retiro de las giras para trabajar en la cocina de un restaurante, se adueñan del álbum. Nada de ensoñaciones o incluso toques electrónicos como los del productor Brian Deck para su anterior entrega, “The Ax In The Oak” (2008): aquí las canciones se sostienen sobre el alambre. Sobre el hilo acústico de una guitarra o de un banjo y el suavísimo contrapeso vocal de Erica Froman (Anathallo), a veces casi imperceptible.

Los mínimos overdubs de bajo y batería apenas se notan. Sí el piano de “Maiden Cliff”. También el tono esperanzado de alguien que valora las cicatrices de la vida (“Drag The Hills”) y no descarta el optimismo (“East Jefferson”). Aunque Weaver, en su vuelta a lo primigenio, cite a Townes van Zandt y a Bob Dylan, su voz recuerda en algún momento la de un joven Leonard Cohen. La frescura abarca la grabación (solo tres días, no más de dos tomas) pero no excluye una secuencia cadenciosa: un tema de guitarra, más o menos, por cada dos de banjo. Así, esquivando la aridez, se llega hasta “The Rooster’s Wife”, cierre y epítome del minimalismo reinante. Y todo, en apenas media hora, porque la enjundia de lo que cuenta el de Oregón no requiere aditamentos. Pequeña gran obra.

Etiquetas: 2010
Arriba