USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIONES (2009)

BERT JANSCH L. A. Turnaround / Santa Barbara Honeymoon / A Rare Conundrum

Virgin-EMI
BERT JANSCH, L. A. Turnaround / Santa Barbara Honeymoon / A Rare Conundrum
 

No todo el efecto punk fue bueno: arrasó los malos vicios, pero también dejó injustamente desplazados a talentos que luego hubo que ir recuperando poco a poco. Aún no había llegado el punk cuando Bert Jansch, ya instaurado como influencia decisiva en el british folk de mente abierta de los sesenta, con Pentangle y en solitario, se encontró, en 1973, sin casa discográfica tras crear discos fundamentales como “Jack Orion” (1966) y “Rosemary Lane” (1971). Lo fichó su admirador Tony Stratton Smith, jefe del siempre singular sello The Famous Charisma Label, que se había centrado en tratar de sacar adelante a Genesis, Van der Graaf Generator y Lindisfarne, pero con un catálogo tan ecléctico como los gustos de su dueño. Ofreció a Jansch su casa campestre para grabar y llamó a Michael Neshmith, ex componente de The Monkees, para que produjera “L.A. Turnaround” (1974). Bert Jansch, el hombre que revolucionó la guitarra acústica, maestro venerado por Neil Young, Nick Drake, Jimmy Page y Pete Doherty entre tantos otros, grabó después dos discos más para Charisma. Nunca reeditada en CD hasta ahora, la trilogía se había convertido en un agujero negro de su amplia discografía. Ahora, se revela brillante, con las esencias siempre intactas: fingerpicking tan virtuoso como natural, voz limitada pero que respira verdad, gusto entre la tradición y la exploración, melodías siempre logradas e inesperadas.

Hay que contar “L. A. Turnaround” entre sus obras maestras. La simpleza y calidez de “Fresh As A Sweet Sunday Morning”, “One For Jo” y “Of Love And Lullaby”, o una nueva versión de su clásico antiheroína “Needle Of Death”, tiñen el disco de una melancolía acogedora, perfecta. El refugio de una pequeña habitación en una casa antigua en la campiña. Una imagen evocadora que se vuelve exacta en un bonus de enorme valor: un corto de trece minutos, filmado durante la grabación del disco, que se incluye en esta reedición. Se añaden tres tomas alternativas y la navideña “In The Bleak Midwinter”, que fue single.

 
BERT JANSCH, L. A. Turnaround / Santa Barbara Honeymoon / A Rare Conundrum

Bert Jansch, el hombre Pentangle que revolucionó la guitarra acústica, en los tiempos de “L.A. Turnaround” (1974).

 

Si “L.A. Turnaround” mantenía la austeridad instrumental, en compañía de la slide guitar de Red Rhodes y el bajo de Klaus Voorman, “Santa Barbara Honeymoon” (1975) quiso ser un derroche de sonoridades, grabado en Los Ángeles con una veintena de músicos de sesión y una banda de dixie. Si decimos que aparece un espíritu más pop nos estamos refiriendo a un Kevin Ayers o un Al Stewart, en esa línea. Es un disco algo deslavazado, pero con notables canciones plenas de emotividad: “Love Anew”, “Be My Friend” y una versión de “Blues Run The Game”, del malogrado loser Jackson C. Frank. Como bonus, seis temas en directo en Montreux 1975.

Hecha la prueba (nadie le reclamó como songwriter star), volvió a sus medidas naturales. “A Rare Conundrum” (1977) se basa en la guitarra acústica y la voz, con aportaciones del bajista de Lindisfarne, Rod Clements, productor del disco, y Ralph McTell. Jansch recuerda juegos infantiles en “One To A Hundred”, construye pegadizas melodías como la de “Looking For A Home” y sigue sacando de ataduras al blues con “3 A.M.” y “Lost Love”. Todo con mimo, sobriedad, y ese sonido limpio, cálido y natural de Charisma. Luego vino el punk, decíamos, y dejó descolocados a tantos folkies: los ochenta fueron poco productivos y alcohólicos para un Jansch que, reivindicado por Bernard Butler y Johnny Marr, se recuperó a mediados de los noventa y hoy permanece inspirado y venerado, eterno humilde maestro.

“Fresh As A Sweet Sunday Morning” (de “L.A. Turnaround”).

“Be My Friend” (de “Santa Barbara Honeymoon”).

“One To A Hundred” (“A Rare Conundrum”).

Arriba