×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

BERTRAND BETSCH Le temps qu'il faut

03:50-Green Ufos
BERTRAND BETSCH, Le temps qu'il faut
 

Bertrand Betsch sabe lo que es pasar por sellos de diverso pelaje: Lithium, EMI y [PIAS]. Y ahora, desde hace dos años, va por libre con la etiqueta (03:50) que ha fundado junto a su representante, Benoit Lusson. El tiempo que haga falta, como título de este álbum, podría interpretarse en el sentido de calma y libertad creativa, pero la temática temporal que abunda en los catorce cortes parece responder más a angustias proustianas (“Je n’ai pas eu le temps”) o venideras (“L’avenir est devant”), así como a recuerdos marcados (“Se souvenir des belles choses”, “Des journées dans les arbres”).

La colección se abre con la espléndida “Pour une chance”, coescrita y cantada a medias con Nathalie Guilmot, también partícipe en la autoría de otros cuatro temas. En ese arranque suenan tanto el ukelele como la guitarra eléctrica de Hervé Le Dorlot, aunque el tono predominante en el disco es el acústico. Con excepciones: el ruido de bolsillo de “Un peu de bruit” o el cierre con “Le soir”. Betsch ejerce de multinstrumentista. Con percusión y programaciones (estas sobresalen en “Les figurants”) busca compensar la renuncia a la batería. Toca acordeón y melódica, sones que a veces saturan por abuso. Y no deslumbra como, por ejemplo, hizo en 2004 con “Pas de bras, pas de chocolat”. Pero el álbum, que termina con la Guilmont entonando a capela y padece exceso de metraje (el doble filo de la plena autonomía), acaricia y deleita con frecuencia los sentidos.

“Pour une chance” (con Nathalie Guilmot).

Arriba