USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

BILL FAY Life Is People

Dead Oceans-Popstock!
BILL FAY, Life Is People
 

Una de las cosas buenas de esta era es que se van recuperando muchos de esos nombres que, en la exuberancia de talento que fueron los años sesenta y setenta, se quedaron en el camino, mudos, retirados o prematuramente apartados. Vashti Bunyan, Bridget St. John o el desaparecido Jackson C. Frank arrastran dolorosas historias de silencio forzoso: es descorazonador pensar en las probables obras maestras nunca grabadas. Pero, milagrosamente, algunos han regresado, como ahora Bill Fay, desaparecido de la circulación discográfica normal desde que publicó sus extraordinarios  “Bill Fay” (1970) y “Time Of The Last Persecution” (1971).

Ahora, gracias al empeño de un fan, Joshua Henry, que escuchaba a Bill Fay en los vinilos de su padre, este magnífico cantautor londinense da una lección de vida y humildad en una docena de composiciones intimistas: la sencillez y hondura de “Big Painter”, “The Never Ending Happening”, “The Healing Day” o la oración “Thank You Lord” resultan conmovedoras mientras “There Is A Valley” o “This World” se apegan a una cierta euforia mainstream. La colaboración de Jeff Tweedy en “This World” deja constancia de quien, junto a David Tibet, ha tratado de sacar del olvido a Bill Fay en estos años. Él cierra el magnífico disco con una despedida si no inminente, sí inevitable, “The Coast No Man Can Tell”, un emotivo abrazo y un adiós a piano y voz.

“The Never Ending Happening”.

Arriba