USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2018)

BILL RYDER-JONES Yawn

Domino-Music As Usual
BILL RYDER-JONES, Yawn
 

Si hay algo que puede esperarse de un disco de Bill Ryder-Jones es desazón otoñal y genuflexión ante la melodía, pero cada disco ha supuesto un viraje formal respecto al anterior. “If...” (2011) era casi por entero instrumental y orquestal. “A Bad Wind Blows In My Heart” (2013), un disco de trovador. “West Kirby County Primary” (2015), bastante crujiente, ruidoso, muy Pavement a ratos. En el cuarto también mira hacia los noventa, pero se inspira, sobre todo, en las canciones lentas y extralargas de Red House Painters o Low, plantando cara a la velocidad de los tiempos. Casi cada tema de “Yawn” dura más de cinco minutos. Ninguno de ellos se hace largo.

Hay que decirlo más: Ryder-Jones podría ser uno de los mejores cantautores alternativos de nuestros días, un hombre capaz de subyugar con el más leve giro melódico y de crujir el corazón con pocas palabras bien escogidas. Aquí ha querido diluir la tristeza con gotas de comedia negra, pero hace falta pegar la oreja para captarlo, en parte porque canta más bajo que nunca y en parte porque la música transmite casi siempre una emotiva melancolía.

Algunos de esos versos ácidos se cuelan en “Time Will Be The Only Saviour”, slowcore a más no poder: “Recuerdo lo que hicimos y cuándo / Y el aroma de tu respiración / E incluso todos los nombres de los capullos de tus amigos”. Es una de las joyas de un disco sin demasiados estribillos ni crescendos épicos, más un mood, un clima, que una colección de hits potenciales estructurados de forma clásica. La atmósfera deliciosamente opresiva solo se rompe en momentos aislados, como en los clímax ruidosos de “There’s Something On Your Mind” y “Mither”, o en un par de temas con el color de coros femeninos, “John” (con Esme y Sid Hand-Halford, de The Orielles) y “No One’s Trying To Kill You” (en la que se suma al dúo anterior Soph Nathan de Our Girl). Ni siquiera estas últimas canciones, más amables, se escucharán en la radio, pero todo “Yawn” resonará en el interior de oyentes sin prisa y con debilidad por el pop pesaroso.

“Time Will Be The Only Saviour”.

Arriba