USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2018)

BLOOD ORANGE Negro Swan

Domino-Music As Usual
BLOOD ORANGE, Negro Swan
 

Como en el estupendo “Freetown Sound” (2016), su anterior trabajo, Dev Hynes sigue oscilando de lo colectivo a lo particular, y viceversa. La frontera entre ambos mundos siempre es fina en el relato de la comunidad negra que viene construyendo bajo el alias Blood Orange: su discografía es tanto crónica social como diario personal; a menudo, ambas cosas a la vez. “Es una exploración de muchos tipos de depresión negra y de la mía propia”, ha comentado sobre “Negro Swan”, su cuarto LP.

Su arranque es otro ejemplo de ese trasvase entre lo general y lo concreto: el rumor del tráfico en una gran ciudad, la más viva imagen de lo comunal, deja paso a una íntima confesión, la primera de muchas. “Mi primer beso fue al suelo”, dice en el alegato anti-bullying “Orlando”, primer corte de este “Negro Swan” cuyo contenido, en realidad, acoge a cualquier oprimido, a todo el que lo necesite, por encima de etiquetas y géneros (la activista transexual Janet Mock recita varios pasajes a lo largo del álbum), ya sea negro o blanco.

El continente, eso sí, es orgullosa y puramente afroamericano, una nueva demostración de la paleta sonora ya casi patentada por Hynes: funk (“Orlando”), hip hop (“Chewing Gum”), góspel (“Holy Will”), jazz (“Family”) y soul (“Runnin'”) para formar una obra infinitamente más bella que la realidad en la que se inspira.

“Orlando”.

Arriba