×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2001)

BOB DYLAN Love And Theft

Columbia-Sony
BOB DYLAN, Love And Theft
 

Los dos discos que Bob Dylan trabajó con Daniel Lanois, “Oh Mercy” (1989) y “Time Out Of Mind” (1997), lo mostraron como espeleólogo de una canción interiorista, pantanosa y atenta a la experimentación de texturas. Dos grabaciones admirables que descubrieron otra cara de un personaje que resurgía tras unos años ochenta en los que se perdió entre sonoridades efímeras y delirios gospel. Sin embargo, “Love And Theft” es el disco por el que los amigos de Bob Dylan suspiraban desde hacía muchos años: muestra a un Dylan suelto y desacomplejado, cuya prioridad es la expresividad en sí misma por encima de un concepto sonoro de diseño. Un Dylan que se autoproduce (Jack Frost es él mismo) y que, sin perder de vista las raíces del folk y del rhythm’n’blues, firma canciones de envoltorio quizá modesto, pero de largo alcance emocional.

La parcela más roots del disco, representada por cortes como “Tweedle Dee & Tweedle Dum” o “Lonesome Day Blues”, plasma a un Dylan-calígrafo casi entrañable, cuya banda suena como una espléndida cafetera vieja (no es casualidad que aparezca fotografiada en el libreto, algo insólito en los discos de Dylan). Pero esa es tan solo la punta de un iceberg narrativo que avanza con fluidez en medios tiempos resabiados (“Bye And Bye”), manifiestos reflexivos (“Mississippi”, un corte de las sesiones de “Time Out Of Mind” que Dylan arrancó de las manos de Lanois tras ser grabado por Sheryl Crow), evocadoras canciones de cuna (“Moonlight”, “Po’ Boy”) y alguna que otra pirueta con sabor rural, como ese atractivo “Floater (Too Much To Ask)”. Mientras, “High Water” y “Honest With Me” proponen una tensión a la que Dylan no acudía desde sus discos de los años setenta.

Más ambicioso que en sus entretenimientos acústicos de mediados de los noventa y liberado de imperativos de producción que, aun de brillante desenlace (conexión Lanois), quizá enturbiaron el reflejo del Dylan más genuino. “Love And Theft” lo recupera en su máximo esplendor.

“Mississippi”.

Arriba