USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2014)

BOB LIND Since There Were Circles

Mapache-Wah Wah
BOB LIND, Since There Were Circles
 

Nombre esquivo para las nuevas generaciones, con una biografía henchida de meandros, alguna zona oscura y un punto extravagante. Crees que no lo conoces, pero igual sí lo conoces. Es Bob Lind. Pero también es el Dinky Summers del libro “Mujeres”, personaje que su amigo Charles Bukowski creó inspirándose en su imagen y semejanza. Y es también el hombre y el nombre detrás de “Bob Lind (The Only Way Is Down)”, canción del álbum “We Love Life” (2001) de Pulp. Más sitios donde puedes encontrarlo: en las numerosas veces que ha sido versionado (por Aretha Franklin, The Four Tops, Eric Clapton, Adam Faith...), en la influencia que ha dejado en Richard Hawley y The High Llamas (tal vez tú podrás escucharla en otras voces), en la autoría de “Elusive Butterfly”, casi un incunable del folk-rock que dejó fuerte huella en 1966...

Lind opina que su mejor disco, reeditado ahora en vinilo, es “Since There Were Circles” (1971), el cuarto de su carrera y el más orientado hacia el country-rock a lo Laurel Canyon, con Gene Clark, Bernie Leadon y Doug Dillard entre los colaboradores y Doug Weston (propietario del club angelino The Troubadour) de productor. La atmósfera que predomina en sus once cortes, y más con esas compañías y él viviendo entonces en Nuevo México, es más de mecedora en el porche que de sofá junto a la chimenea, de atardecer tras la siesta o de amanecer sin haber dormido que de las horas centrales, de cierta pereza más que de acción. Y, sobre todo, de haber vivido la noche y haber pagado el precio, como dice la letra de “Love Came Riding”, algo que para Lind adquiere forma de críptica congoja sentimental.

“Since There Were Circles”.

Arriba