×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

BOBBY WOMACK The Bravest Man In The Universe

XL-Popstock!

Por Pablo Gil

BOBBY WOMACK, The Bravest Man In The Universe
 

Puede parecer un disco audaz y desafiante, “valiente”, como sugiere su título, aunque en cierta medida juega sobre seguro. Richard Russell, capitoste de XL, arriesgó bastante más hace dos años cuando envolvió de dubstep y electrónica fantasmal el último hurra de Gil Scott-Heron, “I’m New Here”. Ahora repite la fórmula para producir a otra leyenda de la música negra en el otoño de sus noches, y lo hace en compañía de Damon Albarn, tándem que tampoco es nuevo: se foguearon en el proyecto DRC Music (productores modernos grabando exprés con músicos congoleños) en “Kinshasa One Two”. R&B futurista, dub, urban digital y algunos ritmos de baile van sirviendo de tapices sonoros para la voz aún poderosísima de Bobby Womack, un legendario titán del soul, el funk y el  rhythm’n’blues superviviente de la fama, los escándalos, las adicciones y los problemas más serios de salud (poco después de grabar este disco y antes de que se publicase fue operado de urgencia de un cáncer de colon).

Womack, de 68 años de edad, había mostrado repetidamente su simpatía por los avances sonoros; sin embargo, su currículo permanecía más o menos en un cajón desde 1994, sin que nadie confiara en sus portentosas cualidades. El gran acierto de este regreso no es así haberle provisto de un sofisticado sonido, sino hacerlo dejando mucho espacio y todo el protagonismo a su voz, que en ningún momento queda eclipsada o desvirtuada (tampoco por las cantantes invitadas: Lana Del Rey y Fatoumata Diawara). Es Bobby Womack moderno, pero Bobby Womack al cien por cien. Y eso está muy bien.

“Please Forgive My Heart”.

Arriba