USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

BOMBINO Agadez

Cumbancha-Karonte
BOMBINO, Agadez
 

En la fotografía de portada de este disco, Omara Moctar, nombre real de Bombino, posa tocando su guitarra y usando un simple bolígrafo sujeto con gomas a modo de cejilla, en lo que se me antoja una maravillosa metáfora acerca de cómo el arte sobrevive (siempre) a las circunstancias, y sobre cómo todavía existen artistas capaces de soportar el peso de la tradición de aquellos músicos ancestrales que, desde tiempos inmemoriales, han sido portadores de lo mejor del folclore musical, algo que todavía hoy podemos encontrar en lugares (no tan) recónditos –y alejados de las comodidades y las necesidades inventadas que esclavizan al mundo “civilizado”– como, sin ir más lejos, el Sahara.

Musicalmente tan influenciado por Ali Farka Touré como por Jimi Hendrix, John Lee Hooker o los también tuareg Tinariwen, Bombino comenzó a tocar a la edad de 12 años, y gracias a sus viajes por Libia y Argelia tuvo acceso a numerosos músicos que lo introdujeron en la tradición musical del blues y el rock, que él ha sabido combinar con la música tradicional de su propio pueblo, de todo lo cual da buena cuenta en esta estupenda obra, que combina de manera excelente tradición y rebeldía cultural bien entendida. Así, con este su segundo disco, el guitarrista de la República del Níger –bregado en la lucha por la independencia del pueblo tuareg y la violencia represora del gobierno– rinde homenaje a su ciudad, Agadez, y a la rebelión tuareg acaecida entre 2007 y 2009. Nota final: absténganse indies africanistas de última hora.

“Tar hani (My Love)”.

Arriba