×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

BOUBACAR TRAORÉ Mali Denhou

Lusafrica
BOUBACAR TRAORÉ, Mali Denhou
 

Desaparecidos Ali Farka Touré y Lobi Traoré, el que mejor mantiene viva la llama del blues africano es Boubacar Traoré. Lo deja muy claro en su nueva colección de canciones, y más teniendo en cuenta que uno de los instrumentos indispensables es la armónica de Vincent Bucher, que ya empezó a hacerse notar en su anterior disco, “Kongo Magni” (2005). El músico francés excede la labor de acompañante para convertirse en coprotagonista, dando unas réplicas que por momentos son más parecidas al blues del Mississippi que al del Níger. Tanto es así que podrían pasar por unos émulos de Sonny Terry & Brownie McGhee –“Minuit” vendría a ser la versión malí de “Midnight Special”– si no fuera porque los otros acompañantes –Madieye Niang (calabaza), Mahamadou Kamissoko (ngoni) y Fassery Diabaté (balafón)– se encargan de poner acento africano.

La melancólica voz de Boubacar “Kar Kar” Traoré es la de alguien que se nota que ha vivido mucho; que saboreó las mieles del éxito en su juventud y sufrió las dentelladas de la pobreza en su madurez. Redescubierto por el sello Stern’s, que le produjo “Mariama” (1990) y “Kar Kar” (1992), desde su resurrección artística ha completado ocho álbumes a cada cual mejor. Cerca de cumplir 70 años, no es precisamente alegría de la huerta lo que suscita su música, más bien todo lo contrario; su desolado lamento alcanza cotas de gran profundidad en “Djougouya Niagnini” y “N’Dianamogo”. Aunque también sabe ser deliciosa caricia en la relectura de “Dundôbesse M’Bedouniato”, un tema folk de la tradición mandinga ribeteado por un cálido balafón. Este vuelve a ser determinante en “Mondeou” junto con la armónica de Vincent Bucher, que demuestra ser un experto en el blues de Chicago y también en sus variantes africanas, como es el caso del blues malgache que desarrolla junto a Tao Ravao.

“N'Dianamogo”.

Arriba