USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

SINGLE (2016)

BRAIDS Companion

Arbutus
BRAIDS, Companion
 

Braids siguen en racha creativa; ya llevan unos tres años así. En su primer disco, “Native Speaker” (2011), la deuda de su art pop con el frenesí de Animal Collective resultaba demasiado clara. En 2013, “Flourish//Perish” –acompañado ese año por el glorioso “Untogether” de Blue Hawaii, proyecto paralelo de la líder y compositora Raphaelle Standell-Preston con Alex “Agor” Cowan– obligaba a reconsiderar el proyecto: a base de mirar hacia adentro, buscar en sí mismos y aplicar sabiamente estrategias de la IDM y el techno a partituras pop, renacían como un grupo superior.

La confirmación llegó el año pasado con “Deep In The Iris” (2015), disco de sonido más vivo y directo que el anterior, sin dejar de ser complejo a nivel rítmico o en la estructura de las canciones. Supuraba emoción, sobre todo a la altura de “Miniskirt”, relato catártico del abuso sexual sufrido por Standell-Preston a manos de su padrastro. Una canción importante para la artista; e importante para el pop de nuestro tiempo, por su construcción magistral y por su sentimiento visceral.

La pieza titular del EP “Companion” –cuatro temas compuestos en los días de “Deep In The Iris”, acabados poco después del lanzamiento del álbum– habla del paisaje después de la batalla, de cómo se vio obligada a salir de casa y dejar atrás al que había sido su hermanastro durante doce años. Es una carta preciosa, escrita con letra minimalista y no menos despojado sonido; apenas un sintetizador que imita un acordeón y unas solitarias notas de piano. El ritmo se apodera de “Joni” y “Trophies For Paradox”, sobre dejarse llevar en la vida y dejarse engañar en el romance, respectivamente. Todo acaba de maravilla: con la infinita, sublime “Sweet World”, el Santo Grial de los fans de Braids. Desde 2013 forma parte de sus directos (primero con el título de “13”), pero tan solo ahora se han decidido a grabarla. Son siete minutos, siete, de dream pop-IDM en sutil crescendo, con una de las mejores melodías ondeadas por este grupo a reivindicar.

“Companion”.

Publicado en la web de Rockdelux el 24/5/2016
Arriba