USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2006)

BRIAN ENO + DAVID BYRNE My Life In The Bush Of Ghosts

Virgin-EMI
BRIAN ENO + DAVID BYRNE, My Life In The Bush Of Ghosts
 

Un experimento avanzado a su tiempo. La perspicacia de dos genios, Eno y Byrne, trabajando por una causa común. Un disco fuera de toda lógica en el momento en que se publicó, en 1981. Proto-cut'n'paste casero, irresistible groove afro-funk, invocaciones intoxicadas, exótica polirritmia, pura psicodelia electrónica... José Manuel Caturla comentó esta reedición completista de 2006, escogida la mejor de ese año en el Rockdelux 247.

“My Life In The Bush Of Ghosts” (1981), cuyo título hace referencia a un libro del escritor nigeriano Amos Tutuola, nació con vocación de experimento. La intención original era poner música a una cultura imaginaria utilizando “voces encontradas” a las que añadirían bases, ritmos y efectos propios. La integridad de esa idea pronto se perdió, aunque quedó su corazón: debilitar la conexión del autor y su obra dejando que fueran otras voces las que hablaran por Brian Eno y David Byrne: las de un comentarista indignado, un predicador fanático, un exorcista en plena faena o una cantante libanesa; todas aplicadas desde su fuente original (casetes de grabaciones radiofónicas y vinilos). El sampler todavía no existía, así que tuvieron que acoplar artesanalmente música y voces.

El resultado de este cut'n'paste casero fue (es) impactante (número 124 entre los mejores álbumes del siglo XX según Rockdelux 200). Esas gargantas anónimas dejaron de existir en su propio mundo pasando a formar parte de un universo distinto: el que Eno y Byrne crearon para ellas. Pura psicodelia. Una lección que ha sido aplicada por legiones de legatarios del hip hop (músico que “no toca”) o de la música electrónica (anonimato). Temas como “Regiment”, “Help Me Somebody” o “The Jezebel Spirit” todavía hipnotizan con su irresistible groove afro-funk, sus invocaciones intoxicadas y su exótica polirritmia. Experimentación incidentalmente (según sus autores, no tanto) al servicio de la pista de baile. Quienes compren esta reedición (que ha variado la portada y ha perdido la tipografía original de Peter Saville) podrán disfrutar de siete cortes adicionales procedentes de las sesiones de 1979-80 (ni rastro de la vetada “Qu’ran”) o de un filme elaborado por Bruce Conner para “Mea Culpa”.

“The Jezebel Spirit”.

Arriba