USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2000)

BRIAN WILSON Brian Wilson

Rhino-Warner
BRIAN WILSON, Brian Wilson
 

Brian Wilson solo quería cantarle al amor y a la belleza, pero algo se le rompió por dentro y, en vez de pasarse la década de los setenta construyendo imponentes catedrales de pop superlativo, se encerró a solas consigo mismo y se pasó más de dos décadas tomando el té con sus fantasmas y obsesiones. Veintidós años que se abrieron tras la fallida y tormentosa grabación de “Smile” y que empezaron a cicatrizar con “Brian Wilson” (1988), su primer disco tras dos décadas de exilio interior.

Un trabajo que reaparece ahora tras una temporada descatalogado, coincidiendo con el estreno de “Love & Mercy”, biopic en el que Bill Pohlad reconstruye la vida de Brian y que toma prestado el título de la frondosa canción inaugural del disco. Una casualidad nada casual que permite rebobinar sobre aquellos tiempos en los que el californiano era aún un amasijo de genio y locura. Un puñado de músculos y cafeína manejado torpemente que, pese a todo, empezó a abrazar la rehabilitación entre maravillas de pop expansivo y arrollador como “Rio Grande”, “Melt Away”, “There’s So Many” y “Let It Shine”. Canciones y arreglos capaces de despeinar al mismísimo Phil Spector que, sin embargo, no ofrecen un retrato de Brian, sino una acuarela borrosa de sus pedazos ensamblados de cualquier manera.

Y es que, atenazado aún por las malas artes del psiquiatra Eugene Landy –su nombre todavía figura como productor ejecutivo, pero no como coautor de las canciones que antes firmaba con Brian, “título” que perdió en esta reedición de 2000 relanzada en 2015–, el ideólogo de los Beach Boys traslada al estudio ese gesto torcido que le acompañará de por vida y da forma a una decena de canciones de aspecto resplandeciente, pero con el corazón hecho trizas. Una tristeza que ni las colaboraciones de Terence Trent D’Arby o Lindsey Buckingham ni la jovial colección de bonus tracks y caras B consiguen disimular. Será que este, en efecto, es el “Brian Wilson” de 1988: un tipo que se dejó parte de sí mismo en los sesenta y que tardaría aún dos décadas más en acabar de encontrarse.

“Love And Mercy”.

Publicado en la web de Rockdelux el 10/7/2015
Arriba