×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2013)

BROADCAST Berberian Sound Studio

Warp-[PIAS] Spain
BROADCAST, Berberian Sound Studio
 

Broadcast fueron fans de “Katalin Varga” (2009), ópera prima de Peter Strickland. Y este era fan de Broadcast, como buen amante de la música (cuenta con su propio sello, Peripheral Conserve, y trabaja con la Sonic Catering Band). La unión parecía lógica y ha dado como resultado uno de los más cautivadores scores de los últimos años –primera música de Broadcast desde su disco a medias con The Focus Group en 2009–, el de la evocación del giallo “Berberian Sound Studio” (2012), cuyo nombre parece rendir tributo, de paso, a Cathy Berberian, en una enésima señal de la condición de Strickland de connaisseur sonoro.

En su música para este esquivo thriller, el dúo británico se deja empapar por la obra de compositores italianos de la época. Ahí está Morricone –el Morricone católico de títulos como “Teorema” (1968) y “La sonrisa del gran tentador” (1974)–, pero también Nicola Piovani –su score para “Huellas de pisadas en la luna” (1975), con solos de flauta y órgano, resuena en “Such Tender Things” y “Edda’s Burial (Under The Clumps)”–, Stelvio Cipriani, Armando Trovaioli... La que quizá sea la pieza estrella del lote, “The Equestrian Vortex”, mira más atrás para reflejarse en la influencia medieval de modo turbador. Sin embargo, el auténtico soplo en el corazón llega escuchando las voces monásticas de Trish Keenan en “Teresa’s Song (Sorrow)” y “Collatina, Mark Of Damnation”. Sí, todavía seguimos de luto.

“Collatina, Mark Of Damnation”.

Arriba