×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1984)

BRUCE SPRINGSTEEN Born In The U.S.A.

CBS
BRUCE SPRINGSTEEN, Born In The U.S.A.
 

Sí, ya tenemos nuevo disco de Bruce Springsteen con la banda habitual. Un disco difícil de analizar, un disco completo, lleno de sonidos que ya empezábamos a añorar. Un disco sin sorpresas aparatosas y con todo lo necesario para afirmar que este tipo lo ha conseguido: una vez más.

Pese a que en la mayoría de las canciones de la cara A parece que la E Street Band haya estado trabajando a plazos (hoy graba uno, mañana el otro), el resultado global de “Born In The U.S.A.” es todo lo positivo que cabía esperar.

Nadie podía pensar que Bruce se convirtiera, de la noche a la mañana, en un ser moderno, que cambiara su estilo o que dejase de hacer rock, en el sentido más estricto de la palabra.

Se supone que Bruce Springsteen habrá desechado muchas canciones, muchos minutos de grabación gloriosos, que en estos últimos tres años habrá estado dándole mil vueltas a cada una de las canciones que para él, en su máxima soledad, ya resultaban convincentes, pero que una vez trasladadas a una banda y un disco habría que convertir en algo perfecto.

Particularmente, creo que el mejor material de “Born In The U.S.A.” está alojado en la cara B. Las canciones de esa parte suenan con un timbre mucho más impresionante que el de las seis primeras, en las que la banda parece ensayar un nuevo sonido más simple, menos decorado, como si se pretendiera reducir el grupo a la expresión básica de bajo, guitarra y batería. En cambio, en cuanto empieza a sonar “No Surrender”, la primera del lado B, se recupera el sonido de “The River” (1980), o álbumes anteriores, en todo su esplendor,

Springsteen ha hecho un álbum que refleja plenamente la penuria en que viven la mayoría de seres de este planeta, sumergidos en el paro y el desencanto de un tiempo prometido que resulta ser un engaño más vendido por los políticos y el marketing, dos depredadores contra los que Bruce lucha; espero que con éxito.

“No Surrender”.

Publicado en Rock Espezial 36 (Agosto 1984)
Etiquetas: 1980s, 1984, Estados Unidos, rock
Arriba